El Ayuntamiento sabía desde 2005 que la contaminación en los terrenos de Repsol suponía «un riesgo inaceptable para la salud»

1
malaga ahora

  • Un informe de ADIF alertó en verano de 2005 al Ayuntamiento, la Junta y el gobierno central de niveles de contaminación que suponían «un riesgo inaceptable para la salud».

  • El Ayuntamiento obvió el informe de ADIF en el convenio urbanístico de 2006 y el PGOU de 2010.

En verano de 2005, cuando ya había entrado en vigor la nueva normativa sobre contaminación, ADIF realizó un estudio técnico durante el soterramiento del ferrocarril realizado en aquellos años.

Las conclusiones fueron palmarias, en el tramo de terreno la alta contaminación suponía «un riesgo inaceptable para la salud». Málaga Ahora tenía noticias de ese informe, que no obstante ha permanecido convenientemente oculto hasta el trabajo conjunto de la formación municipalista con Rosa Martínez, diputada de Equo integrada en el grupo Unidos Podemos. Es ella quien ha tenido acceso al estudio.

A pesar de los resultado de ese informe, el ayuntamiento hizo caso omiso y declaró los terrenos libres de toda contaminación por hidrocarburos durante la tramitación urbanística que a la postre modificó el PGOU en 2006.

Por tanto, «el incumplimiento de la normativa en materia de suelos contaminados en esta parcela es flagrante, puesto que sus propietarios actuales, SAREB y Ayuntamiento, debieron promover de manera inmediata la descontaminación, según toda la normativa vigente en el momento».

Así lo ha declarado Ángel Rodríguez, del Foro de Sostenibilidad medioambiental de Málaga Ahora, que ha estado acompañado por la portavoz de la formación, Ysabel Torralbo, y la parlamentaria andaluza por Podemos y miembro de Equo Carmen Molina.

Esta última ha adelantado que trasladará una pregunta a la Junta para que explique por qué, «de manera incomprensible», durante la elaboración del convenio urbanístico de 2006 y sobre todo del PGOU en 2010 «se obviaron los niveles de contaminación que acreditaba el informe de ADIF».

Ha revelado que igualmente su compañera Rosa Martínez trasladará la misma pregunta al gobierno central. De hecho, Málaga Ahora no descarta llevar el asunto a la Fiscalía por si hubiera delito de prevaricación por omisión o incluso falsedad en documento público.

Las torres tendrán que esperar

El estudio de ADIF coincide con los resultados de todas la catas que Málaga Ahora ha realizado desde el inicio de esta legislatura, posteriormente corroborados por la propia SAREB. Como ha explicado Torralbo, «el proyecto para edificar las torres se ubica en parte de la zona analizada por ADIF, que ya dijo que no era apto para esas edificaciones, cuando además hay que remover tierras de manera intensa ya que se contempla la construcción de aparcamientos en el subsuelo».

Según ha desvelado, los trámites preceptivos obligan a la Junta a detallar un informe sobre descontaminación, en virtud del cual tendría que actuar el gobierno municipal, ahora que la contaminación ya está acreditada.

De hecho, ha revelado que nuevos informes municipales así lo demuestran, «pero se nos negó el acceso hasta ayer por la tarde, pasado ya el plazo legal de 45 días desde nuestra petición». La finalización de esos trámites, ha asegurado, puede durar unos dos años, «y además con resultados que hagan inviable el proyecto edificatorio y prueben, por fin, que la mejor solución es un gran bosque urbano».

1 COMENTARIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.