12.9 C
Málaga
domingo, enero 17, 2021

Una especie de chinche en peligro de extinción por las obras en Arraijanal

Más leídos

Comunicado de prensa de la Asociación Ciriana.-
  • La Sociedad Andaluza de Entomología ha presentado escrito en la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio para comunicar la presencia de una chinche (Hemíptero Heteróptero) endémica de la playa de Arraijanal, por lo que las obras que se están realizando podrían llevarla a su extinción.

La especie, denominada Empicoris gloriae, fue descubierta en 1988 y dada a conocer al mundo en el año 1997 en la revista francesa Bulletin de la Société entomologique de France.
En los 30 años transcurridos desde su descubrimiento no se han aportado nuevas localidades a pesar de los estudios realizados, por lo que su presencia actual se restringe exclusivamente a la zona de Arraijanal, situación que la confirma como muy vulnerable a la extinción.
La Sociedad Andaluza de Entomología viene a sumarse, de esta forma, a la defensa manifestada por biólogos, arqueólogos y ecologistas del último ecosistema arenoso sin urbanizar del litoral malagueño.
Por su parte, dada la inacción de las consejerías tanto de Medio Ambiente como de Cultura, la asociación Ciriana ha presentado denuncia en la Fiscalía por si fueran constitutivos de delito ya que la ejecución de las obras está produciendo daños en el ecosistema y en el yacimiento arqueológico, en este último caso especialmente graves porque resultan irreparables.
Empicoris gloriae es un hemíptero de la familia de los redúvidos y, por lo tanto, es una chinche depredadora, pero con una morfología muy particular porque a su cuerpo extremadamente estrecho se le suman unas patas delanteras raptoras que las asemejan a las mantis.
Vive entre la vegetación litoral y su cuerpo tan fino le permite camuflarse con su entorno. Dado que se trata de un insecto depredador ocupa la cúspide de la cadena alimentaria del mundo invertebrado, y representa un excelente bioindicador de buena salud de un ecosistema, es decir, que se come los pulgones y otros insectos que hacen daño a la agricultura y a la vegetación de la zona.
 

Artículo anteriorEl vals de las mariposas, por Eugenia Carrión
Artículo siguienteActitud
- Publicidad -

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimos artículos

Ir a la barra de herramientas