CCOO denuncia la brecha salarial en el SAS con una plantilla del 70% de trabajadoras

0

Según los datos que maneja la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Andalucía (FSS-CCOO Andalucía), las categorías donde existe mayor brecha salarial en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) son Facultativo Especialista de Área, Celador/Celador-Conductor, Enfermera y Pediatra de Atención Primaria.

Para paliar esta situación, CCOO ha reivindicado durante años la implantación de un Plan de Igualdad, que por fin se aprueba hoy, y al que ha contribuido con importantes aportaciones para la erradicación de cualquier discriminación por razón de género.

La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Andalucía (FSS-CCOO Andalucía) sostiene que, después de más de una década desde la aprobación de la Ley para la Promoción de la Igualdad de género en Andalucía, era “absolutamente necesario” que el SAS, como agencia administrativa encargada de prestar atención sanitaria a la ciudadanía, incorporara la igualdad de oportunidades como su principio vertebrador en el acceso, desarrollo profesional y condiciones de su personal en todos sus niveles y áreas de organización.

“Desde CCOO hemos realizado importantes aportaciones al Plan de Igualdad aprobado hoy en cada uno de sus ejes, destacando siempre que sus objetivos han de estar encaminados a la erradicación de cualquier tipo de discriminación por razón de género y que, al tratarse de una plantilla altamente feminizada, donde el 69% es mujer, requiere de una mirada más de conjunto a la hora de su negociación”, afirma la responsable del Área de la Mujer de la FSS-CCOO Andalucía, Mª del Mar Bueno.

Según los datos que maneja esta organización sindical, las categorías donde existe mayor brecha salarial en el SAS son Facultativo Especialista de Área, donde el salario medio global de la mujer es un 8,9% inferior al del hombre, Celador/Celador-Conductor (un 8,95%) Enfermera (un 7,95%) y Pediatra de Atención Primaria (un 7,0%). La dirigente sindical mantiene que esta brecha salarial se explica porque en las trabajadoras existe una mayor tasa de temporalidad (45,36% frente al 36,21%) y un mayor índice de reducción de jornada (86,77%