EL ESPEJO

0
39

En todos los espejos -amigos míos- existe cierta
crueldad, algún que otro gozo, y una semejanza
-un tanto ambigua- que nos convierte en otro tipo
de persona, brindándonos la oportunidad de sentirnos
reconciliados.
En su pulida y brillante superficie, se refleja la vanidad,
el deseo, y esas ganas de sentirnos juez mudo, ausente,
y en posesión de una balanza inservible…
En el, podemos observar alguna lágrima desechada, y
una sonrisa recién nacida, viendo como desaparece con
prontitud, el vaho, reflejo de nuestro aliento, que suele
acompañar nuestras palabras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí