El bebé gigante, por Eugenia Carrión

Tengo un bebé gigante y no sé dónde esconderlo. Los dedos salen por las ventanas y su cabeza ya ha roto el techo. Lleva unas polainas...

A veces llegan cartas, por Eugenia Carrión

Pensaba en ti cuando mamá abrió la puerta y me dijo: –Ahí tienes una carta. Pero pone “Peutenia” –y sonrió. “El Kermi”, un coeficiente superior al...
amor de pie microrelatos

Amor de pie, por Eugenia Carrión

El encuentro de aquel anuncio de viajes fue nuestra salvación. Desde el inicio de la crisis, discutíamos sobre las cosas más nimias como qué...

La caja de música, por Eugenia Carrión

  El rastro de un avión surcó el cielo teñido de violeta. Colegialas bajaban la calle de los árboles como los rápidos de un río....

Mi casa barco, por Eugenia Carrión

Vivo en una casa barco. Sin abrir las ventanas oigo las olas. En días de marea alta mi casa se mueve en vaivén y...

La zapatilla cósmica, por Eugenia Carrión

Meona Triquislabi Sociedad Anónima a Extralactianos. Todo en orden, dentro de lo que cabe, cambio... Perdonen el retraso en la emisión del parte. En...

Margarita, por Eugenia Carrión

Mientras las niñas de “cuarto A” escuchábamos la algarabía del resto de las clases para salir al recreo, la madre Juana Josefa llenaba de...

SONRÍA, POR FAVOR

SONRÍA, POR FAVOR Un paréntesis entre tantos temas trascendentales. Me van a permitir contar algunas escenas, casi todas personales, que, con buen sentido del humor,...

Capítulo V. Sobre el arco iris

Porfirio se sienta y mira al horizonte mientras me habla casi susurrando: –En la Tierra conviven distintas razas humanas: La más antigua es la de...

Capítulo 4. Amanecerá de nuevo

Absenta es un pub pequeño pero apacible y grupos de personas en las mesas charlan amigablemente. Porfirio y yo nos pegamos a la barra...

Ir a la barra de herramientas