Viajar en un crucero es una experiencia única, una forma de vacacionar distinta que se ha ganado millones de amantes en el mundo y que cada día se extiende a nuevas fronteras. Y durante la última década, los cruceros desde Barcelona se han convertido en la opción más elegida por los viajeros del mar.

A continuación, te contamos por qué cada año miles de turistas de todas partes del planeta eligen zarpar de la ciudad Condal para vivir un sueño a través del mar.

 

Una ciudad que es arte

Barcelona ha conquistado el corazón de millones de viajeros, posicionándose como una de las dos ciudades más visitadas de España. Los motivos sobran, pero nunca está de más recordar algunos.

La ciudad condal es una joya para el continente: con más de 2.000 años, se pueden encontrar vestigios de la civilización romana, tesoros de raíz gótica y la memoria renacentista sobreviviendo en cada rincón. A estas maravillas debe sumarse el legado de cientos de artistas que hicieron de la ciudad su inspiración y lienzo, como Picasso, Miró, Dalí y, por supuesto, Gaudí, cuyo arte sobresale eterno desde la fachada de edificios históricos y basílicas.

Además de su vasta riqueza cultural, Barcelona aloja una de las costas más envidiadas de toda Europa: cinco kilómetros de playa mediterránea reciben a los turistas cada año, que no pueden resistirse a sus mares cristalinos, las largas tardes soleadas y las propuestas de diversión garantizada de los paradores.

 

Barcelona, un punto estratégico para tu crucero

Los viajes en crucero dan la oportunidad de una experiencia turística distinta, la mezcla perfecta entre aventura, comodidad y paisajes asombrosos.

Barcelona no solo ofrece a sus visitantes un inigualable recorrido por sus calles, sino que también es uno de los puntos estratégicos más demandados por los cruceros. Desde su puerto se pueden emprender travesías hacia cientos de destinos a lo largo de las costas europeas y más allá.

La ciudad Condal cuenta con el puerto turístico más relevante de España: cientos de cruceros zarpan cada año hacia el Mediterráneo Occidental y las islas griegas. Algunos de los destinos más buscados son Italia, Francia, Marruecos y… ¡el Caribe! Sí, desde la joya catalana puedes abordar una embarcación que te conduzca hasta las paradisíacas playas de Centroamérica.

El puerto de Barcelona es una referencia geoturística a nivel global, al punto que más de 3 millones de personas lo visitan cada año. La constante demanda del sector turístico ha generado un amplio abanico de ofertas en cruceros, por lo que siempre podrás encontrar un itinerario a la altura de tu economía, tiempo e intereses.

Zarpar desde Barcelona es, prácticamente, una aventura hacia todo el mundo. Si buscas una propuesta de una semana, reserva un camarote y haz escala en los puertos más deslumbrantes del Mediterráneo, como Mónaco, Venecia, Nápoles, Malta y Roma. O, por qué no, dirígite a las Islas Canarias y al Atlántico, con rutas que tienen acceso a Marruecos y Portugal.

Pero si lo que quieres es embarcarte por dos semanas o más y vivir una verdadera aventura sobre el mar, desde Barcelona puedes abordar un transatlántico: un crucero que te llevará a descubrir desde las maravillas naturales del Caribe hasta las ciudades más vanguardistas de América, como Nueva York y Buenos Aires.

Una travesía por el mar, amarrando en puertos internacionales y conociendo distintas ciudades icónicas en menos de una semana, es una experiencia única. Los cruceros desde Barcelona son tu llave a esta aventura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí