Impuesto que gravará los beneficios de empresas energéticas

0
75

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció este sábado un nuevo impuesto que gravará los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas como consecuencia del “alza de los precios energéticos”, una medida que va a ser “muy importante” para el “reparto justo” de las “cargas” económicas y sociales provocadas por la guerra en Ucrania.

Así lo indicó Sánchez en rueda de prensa tras la celebración de un Consejo de Ministros extraordinario para prorrogar las medidas contra la crisis provocada por la guerra en Ucrania, donde explicó que esta iniciativa, que no está incluida en real decreto ley aprobado hoy, se presentará en las próximas semanas como proyecto de ley de las dos formaciones del Gobierno de coalición, para ser tramitado y entrar en vigor el 1 de enero de 2023.

Al respecto, explicó que un nuevo impuesto no se puede aprobar en un real decreto ley, sino que tiene que ser mediante un proyecto de ley. Por tanto, comentó que desde el Ministerio de Hacienda “ya se viene trabajando hace unas semanas” en esa norma y esperó poder presentar esta iniciativa en las Cortes Generales “en pocas semanas para que esté en vigor” en enero del año que viene.

Sánchez subrayó que es una medida que “sintoniza” con la opinión pública en España, con “medidas similares” a las que están adoptando los países europeos del entorno y que atiende “de igual manera” a las recomendaciones que realizaron “recientemente” distintos organismos internacionales como la Comisión Europea, la OCDE y el Foro Monetario Internacional (FMI).

En este sentido, el presidente del Gobierno apuntó que las “cargas de esta situación tan dolorosa deben distribuirse con justicia” y que “deben aportar más quienes están en mejores condiciones”, al tiempo que destacó que “lo que no cabe es que algunos resulten beneficiados a costa del perjuicio de la mayoría”.

“Por tanto, quienes obtengan réditos indirectos de esta subida de precios lo que deben es aportar de forma adicional al esfuerzo colectivo y a la protección de la clase media y trabajadora de España”, agregó.

“GOBIERNO MOLESTO”

Durante su intervención, Sánchez aseguró que “este es un Gobierno molesto para determinados intereses económicos” que tienen “terminales mediáticas y políticas”. En este sentido, avisó a esos “intereses” de que “no nos van a quebrar, vamos a continuar defendiendo los intereses de la clase media trabajadora de este país”.

A su vez, lamentó que a este Gobierno “se le golpea mucho” por parte de determinados poderes, pero estos “tienen que ser conscientes” de que su Ejecutivo es “autónomo”, que “sirve a la clase media trabajadora de este país” y que la va a defender no solamente con la palabra sino con los hechos, como va a hacer con el segundo real decreto ley anticrisis.

Al ser preguntado por las diferencias en el seno del Gobierno ante este nuevo impuesto, mostró su “absoluta solidaridad” con todos los ministros del Ejecutivo porque todos trabajan “sin descanso, día y noche”, para tratar de dar respuesta a las “múltiples” crisis que está atravesando España. “Están haciendo un trabajo encomiable y un esfuerzo extraordinario de diálogo, negociación y acuerdo en cada uno de sus departamentos”, añadió.

Al respecto, manifestó que su Gobierno de coalición “sabe muy bien a quién y qué intereses defiende” y “a quién obedece”. Además, destacó que ante las crisis que ha tenido que afrontar está haciendo un trabajo “más que razonable, con aciertos y errores, pero no olvidando para quién gobierna”.

Preguntado sobre si cierra la puerta a cualquier cambio tanto en el Gobierno como en su partido, Sánchez apuntó que “si lo fuese a hacer no lo diría” y si dijera que lo va a hacer no le creerían. Por tanto, dijo que se siente “absolutamente cómodo” tanto con su Consejo de Ministros como con la Ejecutiva Federal del PSOE.

(SERVIMEDIA)

Sigue nuestras noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí