Las primeras víctimas de la guerra: los niños desplazados de Ucrania

Alrededor de 4.3 millones de niños debieron abandonar sus hogares para escapar del conflicto. La ONG Aldeas Infantiles asiste a cientos de familias en territorio ucraniano y en los países fronterizos

0
421

Los niños son las primeras víctimas de los conflictos bélicos: de un día a otro, se ven obligados a abandonar sus estudios y, a menudo, sus hogares para escapar del espanto de la violencia y el peligro de las bombas. La guerra desatada por Rusia en territorio ucraniano no es la excepción. Ahora más que nunca, es hora de proteger la infancia

Pero ayudar a la infancia de forma sostenida y responsable exige el trabajo coordinado de operadores, psicólogos, rescatistas y otros cientos de profesionales y voluntarios que se especializan en brindar contención a las familias que escapan del conflicto. Por eso es fundamental colaborar con las ONG´s especializadas, como Aldeas Infantiles, para garantizar que los equipos de auxilio estén donde más les necesitan. 

Según revelaron las fuentes locales, más de la mitad de los niños de Ucrania debió abandonar sus casas para escapar de la inseguridad, las explosiones y los combates armados generados por la invasión rusa iniciada el 24 de febrero. Desde Naciones Unidas, informaron que “un mes de guerra provocó el desplazamiento de 4.3 millones de niños, más de la mitad de la población infantil del país, estimada en 7.5 millones”. 

De los más de 4 millones de niños desplazados, 1.8 cruzaron la frontera para conseguir alojamiento o refugio en un país vecino. Los restantes 2.5 millones se movilizaron por el interior del país, por lo que todavía permanecen en zonas de potencial riesgo bélico. 

Además, según el reporte del Alto Comisionado de Naciones Unidas, al menos 81 niños han muerto durante el conflicto en Ucrania, mientras que 108 han sufrido heridas de distinta consideración. Aunque los especialistas aseguran que las cifras, incluso, podrían ser más altas que las difundidas. 

En esta clase de escenarios es clave el trabajo de los equipos de auxilio a los niños y niñas, ya que su rol se centra en asegurar que todos los niños lleguen a salvo a un espacio de acogida y refugio. Durante los traslados nacionales o internacionales en contexto de guerra los niños corren el riesgo de extraviarse o separarse de sus familias. O incluso de ser captados por grupos de tráfico de menores que observan a estas situaciones como oportunidades capitales para secuestrar a niños con fines de trata. 

Actualmente, Aldeas Infantiles se encuentra trabajando en la zona en el marco del “Plan de Respuesta a Emergencias”, asistiendo en la evacuación de familias, distribuyendo provisiones y localizando nuevos refugios para las víctimas.  

Según informa la ONG, el Plan “atenderá a 45.000 personas en el país con el objetivo de prevenir la separación familiar durante los desplazamientos y proveer de refugio, alimentos, productos de higiene y apoyo psicológico a las familias y a los niños y niñas que lo necesiten”. 

Ya se han trasladado a varias familias desde Brovary y Lugansk hacia Polonia, donde fueron recibidas por equipos de Aldeas Infantiles, sin embargo, otros miles de niños todavía permanecen en los espacios de acogida locales porque no se ha podido garantizar su salida segura del país.  Los equipos que trabajan en Ucrania requieren de la constante ayuda externa, especialmente en el suministro de alimentos básicos, artículos de higiene, pañales y toallitas para bebés, medicinas y ropa de abrigo para dormir en los refugios antiaéreos.

La llegada diaria de nuevos desplazados desde el este de Ucrania exige la continua actualización de los programas y la apertura de más espacios de acogida provistos con bienes de primera necesidad para brindar una respuesta satisfactoria en tanto se prolongue la guerra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí