Rebajar los beneficios extraordinarios de las eléctricas

0
74

Unidas Podemos está negociando con el PSOE una reducción parcial de los llamados «beneficios caídos del cielo» a las empresas eléctricas junto a otras medidas que «se complementan y condicionan entre sí», de cara al llamado Plan Nacional de Respuesta a las Consecuencias de la Guerra de Ucrania que el Gobierno prevé aprobar en el Consejo de Ministros del próximo martes 29 y su objetivo de contener el precio de la energía.

Según pudo saber Servimedia, el documento que el espacio confederal como bloque ya ha enviado al PSOE y que, a diferencia del que publicó el martes por la noche Podemos, no prevé divulgar a los medios de comunicación antes de negociarlo con los socialistas, no limita sus propuestas para contener el precio de la energía al impuesto extraordinario a las eléctricas que verbalizó la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, en una entrevista el jueves por la mañana.

Sin embargo, tampoco prevé destinar a rebajar la factura de la luz «todos» los beneficios extraordinarios que están recibiendo las empresas eléctricas por el hecho de que el gas fije el precio mayorista para todas las demás energías, como reivindicó poco después en Twitter, ese mismo jueves, la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 y secretaria general de Podemos, Ione Belarra. Dichos beneficios «caídos del cielo» sufrirán una reducción, no una supresión total como se hizo temporalmente en 2021, si Unidas Podemos consigue convencer al PSOE.

«Las medidas para bajar el precio de la energía son varias y se complementan, y en algún caso, según se avance más en una u otra, condicionan las demás, en términos cuantitativos», explicaron a esta agencia fuentes conocedoras de la negociación. «Por ejemplo, una limitación de precio máximo bajo reduciría mucho los beneficios caídos del cielo».

Desde Podemos, sin embargo, ya han dejado claro que no les vale con poner un tope al precio, como prometió la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, sino que se ha de reducir la factura tirando de esos beneficios. Díaz también aboga por servirse de esos ingresos para bajar el coste a los ciudadanos.

Como efecto especular de la influencia de unas medidas sobre otras, hasta que los dos socios del Gobierno no concreten alguna, y ésta condicione las siguientes, todavía se podrá hablar de varias opciones, como están haciendo todos los portavoces gubernamentales en los últimos días, siempre con el objetivo declarado y comprometido de reducir el precio del gas, la electricidad y la gasolina.

En cualquier caso, entre las que propone Unidas Podemos, que todos los ministros y secretarios de Estado del espacio confederal debatieron en una reunión de tres horas y media el martes por la tarde, se incluyen, además de la reducción de los beneficios caídos del cielo, el desacople del gas de la fijación del precio de todas las energías en el mercado mayorista, el establecimiento de precios fijos por megavatio/hora y medidas de tributación como el impuesto extraordinario a las eléctricas que abanderó Díaz.

A estas medidas para contener la factura de la luz se unirían otras como la congelación de los alquileres, que anunció Podemos en el documento que divulgó el martes por la noche pero que, según aseguraron a Servimedia desde el equipo de la vicepresidenta, también formaba parte de las propuestas que se debatieron y pactaron en la reunión de los ministros y secretarios de Estado. Desde el partido liderado por Belarra aclararon que con esa divulgación no habían querido adelantarse al conjunto del espacio, sino sólo ocupar parcialmente una agenda mediática que veían monopolizada por el PSOE y un supuesto acercamiento al PP para pactar el Plan Nacional de Respuesta.

REUNIONES CON LOS GRUPOS PARLAMENTARIOS

De momento, los dos socios de gobierno están yendo de la mano en la ronda de contactos que el Ejecutivo está llevando a cabo con los grupos parlamentarios para esbozarles sus intenciones de cara a ese Plan y pedirles su apoyo. Díaz estuvo con las otras dos vicepresidentas y con el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, en la reunión con el PP el miércoles y, ya sólo junto a Bolaños, con el Grupo Mixto el viernes y estará con Más País el próximo martes. No estuvo, curiosamente, aunque tenía agenda propia, en los encuentros del miércoles con Ciudadanos y el PNV.

La posibilidad que tendría el PSOE de pactar el Plan de Respuesta con partidos liberales y no sólo con la izquierda inquieta a Unidas Podemos, que, también en bloque y sin diferencias entre sus integrantes, ha rechazado limitarlo a una rebaja de impuestos para todos al gas, la electricidad y la gasolina, como reclaman el PP y Ciudadanos. Además, según pudo saber Servimedia de algunos de los interlocutores de la delegación gubernamental, el Ejecutivo es consciente de que la UE prefiere que se concedan ayudas públicas a que los ciudadanos paguen la factura a intervenir en los precios.

El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, explicó el jueves la demora en adoptar medidas concretas a que primero tiene que consensuarlas con el resto de países de la Unión. De hecho, los días 24 y 25 está prevista una reunión del Consejo Europeo que podría acordar buena parte de las medidas que se aprueben en Moncloa el 29. Una opción intermedia que se está barajando en la UE, según trasladaron a un grupo parlamentario los representantes del Ejecutivo, sería una compra centralizada de gas por todos los estados miembros, que rebajaría el precio sin intervenir propiamente en el mercado.

En opinión de alguno de los diputados que se ha reunido estos días con el Gobierno, éste tiene muy claro que se ha de rebajar el precio de la luz, pero la decisión final aún está «muy verde» y que la ronda estaba siendo más bien de cortesía parlamentaria. Otro de ellos, en cambio, tuvo la impresión de que el Ejecutivo sí está decidido a desacoplar el gas de la fijación de precios en el mercado mayorista.

A favor de esta última medida se posicionaron en su reunión del viernes con el Ejecutivo, según indicaron a esta agencia fuentes presentes en la misma, la CUP y el diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte. La formación anticapitalista catalana instó incluso a nacionalizar empresas energéticas o bien limitar sus beneficios, y a no recurrir en ningún caso al carbón o la energía nuclear.

Por el contrario, Isidro Martínez Oblanca, del Foro Asturias, defendió poner en marcha una regasificadora del Principado, reactivar las centrales térmicas y recuperar el carbón español, dado que siguen importándose toneladas de este material de Rusia y Estados Unidos. También reivindicó un estatuto especial que proteja a las industrias electrointensivas, aspecto en el que coincidió con José María Mazón, del Partido Regionalista de Cantabria, quien, según las fuentes consultadas, sugirió además establecer una tarifa plana asequible de consumo mínimo para todos los hogares, y que el precio sólo suba a partir de ahí.

En dicha reunión, de acuerdo con tales fuentes, Bolaños y Díaz avanzaron que el Plan Nacional de Respuesta se centrará en un 70% en la contención del precio de la energía, pero también incluirá otras medidas en materia de turismo, Seguridad Social y apoyo al medio rural, pero que todavía no podían explicarlas porque siguen siendo objeto de negociación. La que el sector socialista del Gobierno y el de Unidas Podemos todavía están llevando a cabo, con varios ojos puestos en lo que se les traslade desde la Unión Europea.

(SERVIMEDIA)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí