- Publicidad -
Inicio Sin categoría Basta ya de Edadismo en los Mayores donde están nuestros derechos

Basta ya de Edadismo en los Mayores donde están nuestros derechos

0

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el edadismo, la discriminación por motivo de edad, es la tercera causa de desigualdad en el mundo, después del racismo y el machismo. La OMS lo define como «los estereotipos, los prejuicios y la discriminación por razón de edad».
Personas que se han quedado sin trabajo a partir de los 50, personas que tienen que vivir en residencias de ancianos, o personas discriminadas por motivos de edad en seguros de salud, solicitud de créditos o tareas de voluntariado, lo saben muy bien. Sin embargo, el edadismo es un término tan poco conocido que ni siquiera queda recogido en el Diccionario o en la RAE.
El edadismo afecta más a las mujeres que a los hombres, básicamente porque las mujeres viven más años que los hombres. Además, aunque la tendencia ha cambiado, durante generaciones la figura femenina se asociaba a labores del hogar, o incluso trabajos en otros hogares, pero sin cotizar, por lo que se les cerraba el acceso a otro tipo de trabajos mejor remunerados, y perdían también la opción de la jubilación. Aparte de tener consecuencias directas en cuanto a recursos económicos, que este hecho se produjera de forma generalizada también tenía consecuencias sociales.
Tanto la imagen de persona mayor con sombrero y bastón, sentado en un banco hablando y dando de comer a las palomas, como la imagen de jóvenes haciendo botellón en este mismo banco, son meros estereotipos que no se corresponden con la realidad, mucho más compleja y diversa, Igual como sucede con otras causas de desigualdad, ya sea por falta de concienciación, porque son comportamientos arraigados en nuestra sociedad o, incluso, porque se hace poca difusión, el edadismo es un tema que, a pesar de la gravedad que supone, a menudo pasa desapercibido: virtualmente invisible, pero profundamente arraigado en nuestra sociedad.
También juega un rol esencial, y no siempre con connotación positiva, la publicidad y la industria audiovisual. En las imágenes, la tendencia es destacar a la gente joven, y se arrincona a las personas mayores. Una práctica que se incrementa en los entornos digitales, que potencian la inmediatez y la aceleración de los procesos.
A la edad, se asocia negativamente la idea de ineptitud, y se generaliza el hecho de que puedan necesitar más dependencia o que aumente el riesgo de sufrir ciertas enfermedades. Pero detrás de esta idea, la realidad demuestra que la edad es sinónimo de experiencia, y esto es sin duda un símbolo de referencia que no se puede dejar de lado.

- Publicidad -

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Salir de la versión móvil
Ir a la barra de herramientas