Aprobar la reforma laboral con los socios de investidura

Esto conllevaría tramitarla como proyecto de ley y aceptar enmiendas, a lo que se niega el PSOE

0
216

Unidas Podemos no se plantea otro escenario que no sea aprobar la reforma laboral en el Congreso de los Diputados con los socios parlamentarios de la investidura, sin tirar de otros grupos como Ciudadanos que puedan «ensanchar la mayoría», según lo ha postulado el ministro de Presidencia, Félix Bolaños.

«No nos planteamos otro escenario», recalcaron a Servimedia fuentes del espacio confederal, después de que el PSOE -por boca de Bolaños y de otros portavoces del Gobierno o el partido- haya dejado claro que su intención es convalidar el decreto de la reforma laboral sin ninguna modificación respecto al texto aprobado por el Consejo de Ministros; es decir, sin dar posibilidad a su tramitación como proyecto de ley.

ERC, el PNV y EH Bildu han asegurado esta semana que actualmente están en el ‘no’ a la reforma laboral, y para cambiar esa intención de voto reclaman cambios en el decreto que exigirían su tramitación como proyecto de ley para incluir enmiendas, justo a lo que se niegan el PSOE y la patronal. Los socialistas, además, piensan que ya cuentan con apoyos suficientes sin necesidad de la izquierda soberanista para convalidar la reforma el próximo 3 de febrero, según sus cálculos.

Ciudadanos y el PDeCat, por el contrario, han anunciado que votarán a favor del texto sólo en el caso de que se mantenga como está, sin «tocar ni una coma», en tanto que Más País aboga por mejorarlo en el Congreso, pero no ha aclarado qué votaría si queda intacto el decreto gubernamental, pues considera que éste ya supone un avance respecto a la legislación laboral vigente, aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2012. ERC y EH Bildu corroboran tal avance, pero se niegan a desaprovechar la actual correlación parlamentaria para ir más lejos.

La posición transmitida por fuentes de Unidas Podemos a esta agencia da a entender que el espacio confederal apuesta por modificar el texto que llevó al Consejo el Ministerio de Trabajo y Economía Social liderado por Yolanda Díaz asumiendo el acuerdo de la Mesa del Diálogo Social, o al menos se abre a ello con tal de impedir que la reforma salga adelante con los votos de Ciudadanos.

El jueves, el presidente del grupo parlamentario, Jaume Asens, pareció no dar cabida a esas modificaciones en una rueda de prensa en el Congreso, al pedir a ERC y EH Bildu apoyo a la reforma laboral advirtiéndoles del riesgo de que Ciudadanos rompa el bloque de investidura, pero recalcando: “Vamos a defender hasta el final el acuerdo al que han llegado los sindicatos”.

«SER RECEPTIVOS»

Sin embargo, el viernes, en una entrevista en Radio Euskadi, aprovechando una visita al País Vasco donde se iba a ver con el lehendakari, la ministra de Igualdad y número 2 de Podemos, Irene Montero, que constató que comentaría con él toda la actualidad política, introdujo un matiz diferente. Lo secundó a continuación el coportavoz de la Ejecutiva del partido, Pablo Fernández, en otra entrevista en TVE.

Tanto Montero como Fernández coincidieron en recomendar «ser receptivos» a las demandas de ERC, PNV y EH Bildu para cambiar el decreto de la reforma laboral, y la ministra incluso atestiguó que Yolanda Díaz “no solamente está trabajando en ello sino que lo va a conseguir”. Fuentes cercanas a la vicepresidenta aseguraron a Servimedia que ven «margen» para atraer el voto de esos tres grupos parlamentarios.

Ni Irene Montero ni las fuentes consultadas por esta agencia quisieron entrar en detalles sobre qué reivindicaciones concretas de ERC, PNV y EH Bildu se estaría barajando incluir en la reforma laboral por parte del Ministerio y del grupo confederal, en contra de la intención declarada del PSOE de dejar el texto como está.

El PNV sólo ha puesto como condición incorporar explícitamente la prevalencia de los convenios autonómicos sobre los estatales, algo que rechazan los agentes sociales estatales y, en consecuencia, también el PSOE, pero que es una demanda de los sindicatos vascos ELA y LAB. ERC y EH Bildu comparten esta reivindicación, pero añaden otras sobre el contenido de fondo de la reforma, que critican por poco ambiciosa en su afán por conseguir la firma de la CEOE.

Así, reclaman aumentar el número de días por año trabajado que se pagan como indemnización por despido, como recuerdan que era clamor de toda la izquierda cuando se aprobó la reforma laboral de 2012; circunscribir las causas de despido objetivo y obligar a que las administraciones tengan control y autorización previa sobre los ERE que declaren las empresas, entre otras cosas.

Asens, en su rueda de prensa del jueves, tuvo que admitir que Unidas Podemos comparte las reivindicaciones de ERC y EH Bildu, pero constató que “el diálogo social ha llegado donde ha llegado” y emplazó a dejar ulteriores avances “para más adelante, cuando haya una nueva correlación de fuerzas”. Ahora, sin embargo, el espacio confederal se abre a incluir algunas en una eventual tramitación parlamentaria de la reforma laboral a la que se niega en banda el PSOE para no quebrantar sus «equilibrios», como dijo recientemente Bolaños en una entrevista en Servimedia.

(SERVIMEDIA)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí