La Asociación Marroquí responde al aumento de los discursos de odio con una campaña de sensibilización a gran escala

0
143

Como respuesta al aumento considerable de los discursos y mensajes de odio, y los numerosos delitos y crímenes de odio que se han cometido durante el 2021, la Asociación Marroquí para la Integración de los Inmigrantes lanza en colaboración con 18 ayuntamientos de las Comunidades Autónomas de Andalucía, Madrid y Cataluña, y 27 facultades en dichos territorios, dos campañas de sensibilización con un formato innovador y atractivo.

La primera titulada “Tú decides a dónde quieres ir”, consiste en colocar 240 vinilos de suelo en las instalaciones municipales de 18 Ayuntamientos, con un diseño simulando un paso de cebra, con dos direcciones opuestas; la primera lleva a la convivencia, y la segunda lleva a los delitos de odio, y que las personas son las que eligen a qué dirección quieren ir.

La segunda campaña titulada «¡Buen provecho, pero no te tragues los bulos!«, está enfocada al ámbito universitario. Gracias a ella las cafeterías de 27 facultades universitarias utilizarán de aquí a final de año 30.000 manteles desechables en los que el contenido del menú no remite a comidas ni bebidas sino a tips para la tolerancia y la convivencia.

Ambas se realizan entre los días 16 y 31 de diciembre con motivo de sensibilizar en torno a situaciones de discriminación especialmente islamofoba, promover el respeto a la diversidad y conmemorar el Día Internacional de Lucha contra la Islamofobia (12 de diciembre) y el Día del Migrante (18 de diciembre).

Los delitos de odio islamófobos incluyen ataques individuales, amenazas, vandalización de propiedades o monumentos. Tal como señala la Guía “Entendiendo los delitos de odio islamófobos” (2020) publicada por la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos (OSCE-ODHIR), estos incidentes son un hecho cotidiano en el que prevalece la sensación de miedo e inseguridad de las comunidades musulmanas. La intención de dichos ataques es infiltrar en nuestra sociedad la idea de que las personas musulmanas no son bienvenidas.

Asociación Marroquí

Desde la Asociación Marroquí queremos dar una vuelta a esto y lo hacemos a través de diversas herramientas, considerando a la islamofobia como una forma de rechazo, aversión y hostilidad hacia el islam y todo lo relacionado con él, real o no, es decir, supuestamente relacionado, aunque no sea así; y hacia los musulmanes que en determinadas circunstancias puede combinarse, es decir, no necesariamente, con formas de intolerancia religiosa, de racismo, de xenofobia y se manifiesta en forma de prejuicios, discriminaciones, ofensas, agresiones y violencia.

Los últimos informes sobre islamofobia apuntan hacia una serie de tendencias concretas en materia de islamofobia. La Asociación Marroquí participa en el grupo de trabajo de la Comisión Europea contra el Odio Islamófobo, donde junto a otras entidades de todo el continente, la Agencia de Derechos Fundamentales de la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia y la Red Europea contra el Racismo, que en su último encuentro declaró que el racismo estructural está enraizado en Europa.

Desde nuestra perspectiva basada en la experiencia acumulada en el ámbito del tercer sector de la Asociación Marroquí (fund. 2003), observamos que la monitorización es necesaria para luchar contra este fenómeno de manera coordinada, ya que uno de los indicadores para detectar la islamofobia es precisamente el hecho de negar su existencia. La islamofobia aspira a no ser percibida pero sí a reproducirse socialmente, a polarizar el diálogo social.

Según el Informe Europeo de la Islamofobia el mundo ha vivido en los últimos años las consecuencias de la extensión de la ideología del “gran reemplazo” y otras teorías conspiranoicas en las que las personas musulmanas o leídas como tal son consideradas una amenaza para las personas blancas. Esta opinión se refiere a los ataques terroristas organizados por grupos supremacistas blancos en Nueva Zelanda, Alemania, Reino Unido, Francia y Noruega.  En esta línea, el Consejo de Europa, a través de la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia, ha subrayado el riesgo de la banalización de dichos grupos.

Discursos de odio

La falta de derechos civiles de la población musulmana y la normalización del discurso de odio hacia las personas musulmanas se ha ampliado en España con la instrumentalización del proceso migratorio de los Menores Extranjeros No Acompañados, deshumanizando a los menores. A este hecho se suma la segregación en Ceuta y Melilla y el constante intento del negacionismo histórico por ocultar e invisibilizar la influencia cultural del islam en España, de manera retroactiva.

En el ámbito del empleo, se ha hecho patente la situación precaria de las mujeres musulmanas en el acceso al mercado laboral, una situación agravada con la llegada del virus Covid-19 ya que algunas trabajan como internas en casas particulares. Hemos sido informados de prácticas discriminatorias en este sentido como: apartar del proceso de selección para una plaza de trabajo de los trabajadores percibidos como musulmanes por el empleador (a través del color de su piel o de su lengua), el despido de mujeres musulmanas tras la difusión de bulos que asociaban el contagio del virus con la población musulmana.

Sobre el plano educativo, persiste una idea deformada y reduccionista tanto del islam como de la cultura islámica o de las personas musulmanas, relacionando estas categorías indefectiblemente con el terrorismo, la violencia y el fanatismo religioso. La implementación en Cataluña del protocolo de Detección, Prevención e Intervención en Procesos de Radicalización y Extremismo violento es una buena muestra de ello, ya que alguno de los indicadores es “haber nacido en un país de mayoría musulmana”, “llevar un pañuelo”, “pedir comida halal” o “no beber Coca-Cola”. Este protocolo refuerza la islamofobia que sufre el alumnado incluso antes de entrar en el centro educativo, donde mujeres musulmanas tienen dificultades para realizar la matrícula.

Esta situación discriminatoria en España es el reflejo de la inacción legislativa en el Marco de Decisión sobre Racismo y Xenofobia (2008/913/JHA). La Corte Europea de Derechos Humanos ha dispuesto estándares para limitar el discurso de odio, pero se han hecho pocos avances en este sentido, aunque la población europea está cada vez más preocupada por la cuestión (65%, Eurobarómetro de FRA 2020). Por contra, según el Observatorio del Racismo y la Xenofobia en España (2020), sólo el 50% de los municipios aborda la prevención de este tipo de discriminación, por lo que sigue siendo necesario reforzar los programas de gobernanza local con medidas de sensibilización.

Sin embargo, a pesar de las diversas adversidades, los datos de nuestro trabajo en la lucha contra la islamofobia son alentadores ya que a partir del Programa Nacional de Prevención de la Islamofobia hemos atendido a un total de 127.043 personas en los últimos tres años, de los cuales más del 50% eran mujeres (64.463). Se han llevado a cabo jornadas, cursos y talleres para un total de 8.698 personas. En cuanto a las investigaciones realizadas, hemos llevado a cabo tres informes anuales y dos artículos especializados alcanzando a un total de 4.464 lectores. Se han distribuido 40.916 unidades de material didáctico y se han desarrollado nuevas herramientas digitales para la difusión de contenidos audiovisuales.

Asimismo, a lo largo de estos años, se ha atendido directamente a 307 posibles víctimas de islamofobia a las que se les ha proveído de atención socio-jurídica gratuita, localizando además 13 puntos informativos con la capacidad de gestionar nuevas denuncias. La repercusión en medios digitales ha alcanzado a un total de 72.377 usuarios digitales, incluyendo la APP-Islamofobia y nuestra página web oficial.

Por último, tratamos de desmontar la islamofobia a través de campañas de sensibilización. Por esa razón, el mensaje que transmiten las campañas “Tú decides a dónde quieres ir”, presentando vinilos en diversas instalaciones y espacios públicos, es que el camino del estereotipo, los prejuicios y la discriminación lleva al delito de odio. Por eso el objetivo principal es incrementar el nivel de concienciación y la capacidad de detección de incidentes discriminatorios por islamofobia, mientras que los manteles de la campaña “Buen provecho, pero no te tragues los bulos” buscan deconstruir dichos prejuicios con humor y sentido crítico.

Sigue nuestras Noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí