Comenzó el recuento de votos en Marruecos que elige legisladores y autoridades locales

Más de 17 millones de marroquíes podían participar en una jornada histórica para elegir a los miembros de la Cámara de Representantes, las autoridades regionales y las municipales.

0
38

Marruecos comenzó este miércoles con el escrutinio de votos después de una triple jornada electoral en la que los marroquíes eligieron la renovación de la Cámara de Representantes y autoridades regionales y locales, en unos comicios en los que el islamista Partido Justicia y Desarrollos (PJD), que gobierna el país desde hace una década, aunque sin ministerios estratégicos bajo su mando, pone en juego su permanencia.

Más de 17 millones de marroquíes se inscribieron para participar en una jornada histórica que, por primera vez, implicará elegir en un único comicio no solo a los miembros de la Cámara de Representantes, donde PJD aspira a conservar una mínima mayoría que le permita lograr un tercer mandato, sino también autoridades regionales y municipales.

Las primeras cifras de participación, ofrecidas por el Ministerio del Interior antes del mediodía, mostraban una mejoría del 12% respecto de las elecciones de 2016, lo que «hace prever una tasa de participación importante», anunció el primer ministro, Saadeddine Othmani, citado por la agencia de noticias Europa Press.

Las elecciones llegan tras un verano de récords de contagios de coronavirus, con picos superiores a las 10.000 infecciones diarias, mientras mantiene 47.000 casos activos y se aproxima a los 900.000 desde el inicio de la pandemia.

Si bien la celebración simultánea de distintas elecciones entronca con el interés de las autoridades de alentar la asistencia ciudadana, tras la participación en las legislativas de 2016 que cifró en menos del 43%, hay varios factores que amenazaron la concurrencia.

Como consecuencia del aumento de infecciones, el país mantiene restricciones a la movilidad a partir de las 21 y postergó el ciclo lectivo hasta el 1 de octubre, a pesar de haber inmunizado hasta este miércoles a más de 15 millones de personas, según la agencia MAP.

Otro factor que amenaza la participación tiene que ver con la aparente desconfianza de la ciudadanía hacia los partidos, a pesar de que el PJD permaneció teóricamente limpio de casos de corrupción.

Según un sondeo publicado este año por el Instituto de Estudios Sociales y Mediáticos de Marruecos, alrededor de seis de cada 10 marroquíes no confían ni en los partidos ni en sus programas, ni prevén grandes cambios en la política de Marruecos, que sigue el ritmo que le marca el rey Mohamed VI, a pesar de los cambios en la Constitución para aplacar posibles revueltas derivadas de la Primavera Árabe de 2011.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí