Málaga se suma con fuerza a la Huelga Climática Global del 24S

0
2210

Nota de Prensa – Málaga, 7 de septiembre de 2021

En septiembre de 2019, unas 10,000 personas de todas las edades llenamos de color las calles y plazas del centro de Málaga, sumándonos a la mayor movilización global por el clima que unió a unos 8 millones de personas por todo el mundo. Este año, los preparativos para la Huelga Climática Global, convocada e impulsada como siempre por la Juventud por el Clima (Fridays for Future), entran ya en la recta final. En Málaga, las perspectivas de volver a fundar una potente y diversa alianza por lo común son buenas, incluso en el contexto de la pandemia: casi 200 personas y 40 organizaciones han firmado ya el manifiesto en apoyo a la manifestación que tendrá lugar el viernes 24 de septiembre, partiendo en Málaga a las 18:00 de la Plaza Constitución, y concluyendo en los antiguos terrenos de Repsol, futuros terrenos del Bosque Urbano.

La emergencia climática no da tregua, lo es más que nunca, como estamos comprobando con sequías, inundaciones, incendios u olas de calor devastadoras por todo el mundo, incluido nuestro país y territorio. Las previsiones del IPCC de Naciones Unidas en su reciente 6º informe no son nada halagüeñas, encontrándonos ante un “código rojo para la humanidad”, según el propio secretario general de la ONU, António Guterres. El panorama es igualmente peligroso en Málaga donde las temperaturas máximas han aumentado 3ºC en los últimos 60 años, y las olas de calor podrían durar hasta 12 días en una década. Antonio Turiel, prominente científico del clima en el CSIC lo expresa con firmeza: “Si la temperatura global aumenta tres grados (escenario continuista), en España solo sería habitable la cornisa cantábrica«. No permitiremos que esto suceda, el mundo científico corrobora que aún estamos a tiempo, pero si y sólo si reducimos las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a la mitad antes de 2030 y a cero neto antes de 2050. Recordemos que en Málaga las emisiones aumentaron un 47% de 2002 a 2017, según el OMAU del Ayuntamiento, sugiriendo la necesidad de un cambio radical hacia un modelo energético, de economía y ciudad que ponga la salud de personas y ecosistemas en el centro, deje atrás los intereses cortoplacistas de unos pocos y busque el bien común.

En este horizonte temporal, la reconstrucción post-pandemia supone nuestra última oportunidad de acción y justicia climática efectiva. No hay más tiempo, no hay más excusas. De esta crisis no podemos salir como en 2008 aumentando desigualdades y emisiones, tan nítidamente correladas: el 1 % más rico de la población mundial genera el doble de emisiones que el 50 % más pobre. Las principales instituciones malagueñas -Ayuntamiento, Diputación y Universidad- efectuaron sendas declaraciones de emergencia climática en 2019, con compromisos notables e inequívocos que deben cumplir. Las grandes empresas con beneficios millonarios tienen que contribuir mucho más, empezando en el caso de las eléctricas por no especular con el agua de los pantanos para aumentar sus beneficios en plena sequía y crisis económica. Todas las personas y entidades debemos de ser parte de la solución, pero cada cual de acuerdo a su grado de implicación en el problema y sus capacidades de actuación.

Somos la primera generación que sufre los impactos del cambio climático antropogénico y la última que puede hacer algo. Nos vemos el 24 de septiembre de 2021, a las 18:00 en la Plaza Constitución de Málaga. Por el clima, el futuro y la vida.

Manifiesto y adhesiones: malagaemergenciaclimatica.org

Contacto: malagaemergenciaclimatica@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí