Abascal sigue sin reconocer la autenticidad de las amenazas a cargos públicos

El líder de Vox, Santiago Abascal, acusó este miércoles a los partidos de izquierda de haberse inventado un “complot” por las cartas enviadas “probablemente” por un “montón de locos”, en referencia a la misivas con balas que en la última semana han recibido miembros del Gobierno y diversos cargos públicos.

0
96

Abascal hizo estas consideraciones en el mitin que dio esta tarde en Aranjuez junto a la cabeza de lista de su partido en las elecciones madrileñas del próximo 4 de mayo, Rocío Monasterio.

En un acto con cientos de seguidores en la plaza Santiago Rusiñol, Abascal se refirió a las cartas con balas que desde el miércoles pasado han recibido el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias; el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska; la de Industria, Reyes Maroto; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; la directora de la Guardia Civil, María Gámez; y el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

Abascal dijo que estas misivas son “probablemente” obra de un “montón de locos” y reprochó a la izquierda que quiera sugerir que hay un “complot” detrás de las mismas, como si existiera “una organización peligrosa que deseara matar a los miembros del Gobierno”.

Aseguró que Vox se ha personado en los tribunales para que se aclare la autoría de estas amenazas, pero destacó que la izquierda es la “peligrosa”. Afirmó que, al poner a su partido la “etiqueta” de fascista, se ha creado el “caldo de cultivo para la violencia” contra su fuerza política, como les sucedió en el mitin de Vallecas del pasado 7 de febrero.

“SOCIOS Y ALIANZAS” DEL PP

En este sentido, criticó que, al identificado por haber enviado una navaja ensangrentada a la ministra Maroto, se le haya tildado de “fascista sin ningún escrúpulo” y se haya difundido su identidad pese a ser una persona “con una enfermedad mental”. Señaló que esto se ha producido después de que el Gobierno y los partidos que le apoyan reprocharan hace unas semanas a un diputado del PP que se burlara en el Congreso de una pregunta del líder de Más Madrid, Íñigo Errejón, sobre los problemas mentales generados por la pandemia de Covid-19.

Por otra parte, Abascal emplazó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a aclarar si quiere ilegalizar a Vox, después de que dijera que este partido había rebasado una “línea” al cuestionar las cartas amenazantes enviadas en la última semana. El líder de Vox afirmó que no serán capaces de acabar con su partido porque la izquierda no puede ilegalizar “a media España”.

Respecto al PP, emplazó a Ayuso y al líder de los populares, Pablo Casado, a aclarar cuál serán sus “socios y alianzas” tras el 4-M, ya que la presidenta madrileña ha llegado a sugerir que el PSOE puede apoyarla para que no tenga que depender de Vox.

Por su parte, Monasterio aseguró que en estas elecciones se habla de violencia porque Iglesias es candidato y acusó al cabeza de lista del PSOE, Ángel Gabilondo, de seguir las “instrucciones” del responsable de Podemos cuando el pasado viernes abandonó el debate de la Cadena Ser.

Además, la candidata de Vox a presidir Madrid afirmó que si su partido es relevante tras el 4-M reclamará el fin de las restricciones contra la Covid-19, puesto que “no hay motivo” para las mismas y los ciudadanos necesitan trabajar para salir de la difícil situación que están viviendo muchas familias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí