Desmienten que vacunarse agrave una infección posterior por Covid-19

Los virólogos desmienten que las vacunas actuales, incluidas las aprobadas contra la Covid-19, puedan agravar una posible infección posterior por el virus debido al fenómeno conocido como “mejora dependiente de anticuerpos” (ADE), que facilita la infección del organismo.

0

Así se ha constatado en una verificación realizada en el marco del proyecto #VacúnaTE, que contra la desinformación sobre las vacunas del coronavirus llevan a cabo Maldita.es y Servimedia con el apoyo de Google Digital News Initiative.

En este sentido, los expertos desmienten el contenido de un cartel que se ha viralizado en redes sociales, en el que se dice que “el 30% de los vacunados morirán en pocos meses”. También se sostiene que las vacunas de ARN mensajero generarán “un fenómeno llamado mejora dependiente de anticuerpos (ADE)”, que supuestamente permite que el ARN mensajero se replique “indefinidamente” creando “trozos” de proteína S en el interior del cuerpo.

La afirmación se atribuye a Sherri Tenpenny, una osteópata estadounidense y activista antivacunas que ya ha difundido desinformaciones sobre la Covid-19. Según explica el virólogo Pepe Alcamí, el fenómeno de facilitación dependiente de anticuerpos, conocido como fenómeno ADE, consiste en que los anticuerpos podrían unirse al virus y facilitar la infección de las células. Pero, según el experto, no se ha identificado este fenómeno en el caso de la Covid-19.

“COMO UNA PINZA”

Para entender qué es el ADE, Alcamí sugiere imaginar los anticuerpos que busca generar la vacuna como si fueran una pinza. “Un anticuerpo tiene dos partes funcionales, es como una pinza. En su región variable (la parte de la pinza que atrapa) se une a un antígeno de manera específica (se une a uno en concreto, no a todos), por ejemplo a un trocito o ‘dominio’ del Spike del SARS-CoV-2 e idealmente lo neutraliza. Pero el otro extremo o zona constante, en determinado tipo de anticuerpos (no todos), se pueden unir a unos receptores que tienen sobre todo células macrofágicas del organismo”.

“Al hacerlo”, explica, “ese tipo de células ‘fagocita’ (se come) el complejo virus-anticuerpo y lo degrada. Es otra manera de destruir el virus. El problema surge cuando los virus se adaptan a resistir en el interior del macrófago y al sobrevivir lo infectan o a través de él pueden infectar otras células o provocar una inflamación no beneficiosa”.

Si esto ocurre, los anticuerpos generados por una exposición previa a un patógeno, ya sea una exposición ambiental o por la vacuna, pueden suponer un problema más que una solución, ya que hacen que la segunda exposición agrave la infección causada.

Según el virólogo, “la única enfermedad en que esto se demostró fue en una vacuna frente a virus sincitial respiratorio (VSR) que sí inducía anticuerpos que facilitaban la infección cuando el niño entraba en contacto con el virus y provocaba neumonías severas”. Pero esta vacuna fue retirada “y la experiencia nos hace analizar siempre si una vacuna frente a virus respiratorios induce este fenómeno”, añade.

“NINGÚN CASO”

En el caso de la Covid-19, según indica el experto, “no se ha documentado ni visto ningún caso. Tampoco la gravedad de la enfermedad se ha podido asociar con este fenómeno”. Del mismo modo, la catedrática África González explica que no se ha detectado el fenómeno ADE con la Covid-19 ni tampoco en las personas ya vacunadas.

En un artículo de ‘Natural Microbiology’ sobre el fenómeno ADE y los tratamientos y vacunas contra la Covid-19, los investigadores llegaban a la siguiente conclusión: “Los pasos para reducir los riesgos de ADE de las inmunoterapias incluyen la inducción o administración de altas dosis de potentes anticuerpos neutralizantes, en lugar de concentraciones más bajas de anticuerpos no neutralizantes que tendrían más probabilidades de causar ADE”.

En este sentido, la vacuna de ARN mensajero, como la de Pfizer y BioNTech y la de Moderna, sí inducen anticuerpos neutralizantes “y, probablemente, también no neutralizantes, pero no inducen anticuerpos facilitadores”, explica Alcamí, que asegura que en todos los ensayos clínicos se ha medido la producción de anticuerpos neutralizantes.

Para denunciar más bulos relacionados con la desinformación de las vacunas contra la Covid-19, Maldita.es dispone de un canal de WhatsApp a través del número +34 644 229 319 para que cualquier persona pueda comprobar automáticamente casos de desinformación que llegan a través del teléfono u otras vías.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí