El aumento del tráfico de drogas durante la pandemia

0
tráfico drogas

Uno de los efectos devastadores del coronavirus es el aumento de la pobreza, ocasionado principalmente por la escasez de empleo y cierre de empresas. Como consecuencia, las actividades ilegales como la venta de estupefacientes ha aumentado, donde la figura del abogado tráfico de drogas se vuelve un elemento esencial en este tipo de casos.

Esta actividad ilícita es a menudo vista como una oportunidad para hacer dinerofácil” entre la clase social baja y los sectores más pobres. Es un daño que sufre la sociedad debido a la crisis económica que afecta a todos los países del mundo.

El cierre de rutas fronterizas ha incrementado el tráfico de estupefacientes

Las restricciones de comercio en fronteras en el inicio de la pandemia, ocasionó una reducción importante en la cantidad de drogas presentes en las calles. La escasez del producto ilícito ha llevado que aumenten sus precios en el mercado negro y se convierta en un objetivo atractivo para su venta.

Su producción también se ha visto afectada, donde las alternativas más dañinas y de menor calidad han pasado a inundar nuevas rutas de comercio. Por medio de la “Dark Web”, los traficantes de estupefacientes han encontrado una vía alternativa para distribuir el nocivo producto.

La calidad de las drogas que se trafican ha bajado considerablemente, debido a la producción rudimentaria de las sustancias ilícitas y la escasez de recursos para ello. Como consecuencia, ha aumentado el número de personas con problemas de salud relacionadas con su consumo.

Un círculo vicioso de difícil escapatoria

El auge del desempleo ha evitado que personas con pocos recursos puedan ganarse la vida de forma honesta, quienes recurren a  actividades ilegales para subsistir. La producción, tráfico y consumo de sustancias ilícitas ha afianzado su permanencia en muchas ciudades de todo el mundo, ya que representa un negocio fructífero para los involucrados.

El productor y traficante de drogas ha sabido aprovechar la debilidad de la sociedad al incentivar su consumo en los ciudadanos. De esta forma, ofreciendo alternativas de baja calidad, pero menos costosas, es posible para el traficante incrementar enormemente el consumo de estupefacientes en una región.

Quienes ven la oportunidad como un buen negocio, tienden a aliarse con los traficantes locales para obtener un ingreso negado por la pandemia. En la mayoría de casos, los involucrados en el tráfico de drogas a nivel local han recurrido a la actividad ilícita debido a la inexistencia de otras opciones.

Un plan formulado por las mafias regionales

El primer semestre de la pandemia ocasionó pérdidas enormes para los grandes comerciantes del producto ilegal, las cuales se ubican en miles de millones de euros. La “nueva normalidad” surgida después de un año de pandemia, ha sido tomada como la oportunidad perfecta para los traficantes de recuperar el dinero perdido.

El auge del tráfico de estupefacientes que experimentan las ciudades es un movimiento cuidadosamente planeado, el cual tiene como víctima al sector pobre. Se espera que, de no frenar el curso actual de la situación, la sociedad pueda presenciar un aumento desmedido de sustancias ilícitas como nunca antes había ocurrido.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí