15.5 C
Málaga
martes, marzo 2, 2021

Frío, pandemia y sin renta básica

Más leídos

Cada vez hay más personas piensan que el ser humano es un ser horrible, que se está destruyendo a sí mismo y a todo lo que le rodea, que los perros, gatos y demás animales son más bondadosos que las personas y que valen más la pena. Piensan que no tenemos arreglo y que deberíamos desaparecer del Planeta.

Es muy triste esta reflexión porque estamos aquí, tenemos derecho a estar aquí, porque es la naturaleza la que nos ha creado y porque somos parte de ella y porque como especie también tenemos el deber de protegernos y de amarnos como seres humanos que somos.

En realidad, es el miedo es el que nos mueve, el que mueve este sistema tan injusto, el miedo a no tener nada, a pasarlo mal, a no poder vivir con dignidad e incluso el miedo a no poder sobrevivir. Hay muchas personas que se les niega la existencia, ya que no poseen lo mínimo imprescindible para poder sobrevivir.

En el mundo, en este país, en tu ciudad hay mucha gente sin derechos, no son nadie, no tienen derecho a la educación, a la salud, a la vivienda…por no tener, no tienen derecho ni a la subsistencia. Así es, y el delito que han cometido es el no tener recursos económicos. Ese es el único delito que se les puede adjudicar. Está claro que las causas por las que no tienen recursos son tan diferentes como personas hay, porque cada una tendrá su historia, unas lo habrán perdido todo por adicciones, otras porque habrán cometido errores, otras mala suerte y otras muchas porque ya nacieron pobres. Pero lo que todas sin recepción tienen en común, es que ninguna tiene recursos económicos suficientes para poder subsistir. Si tuvieran dinero, fuera cual fuera la manera de conseguirlo, está claro que no se encontrarían en semejante situación.

Nos hacen pensar que no se puede socorrer a los “sin techo” ni siquiera en olas de frío, ni siquiera en tiempos de pandemia, que existen muchos recursos y se aplican, pero que siempre es insuficiente, porque son muchos y que no hay recursos para todos. Pero esto es una gran mentira, claro que nuestra ciudad tiene recursos más que suficientes para que nadie esté en la calle tirado, no es tan costoso ni tan imposible proporcionar lo necesario para vivir a las personas, lo que sucede es que no interesa, porque son un “referente”, un ejemplo de lo que nos puede pasar si nos salimos del sistema, si no pasamos por el aro.

Pero de pronto llega una pandemia mundial que ha puesto todo el sistema contra las cuerdas, que nos está obligando a decidir entre salud o economía. Efectivamente elegimos lo segundo, porque por nada del mundo queremos vernos como las personas sin hogar, antes preferimos hacer cualquier cosa, hasta arriesgar nuestra vida o la de nuestros seres queridos.

Imaginemos por un momento que todos tuviéramos una renta básica, que tuviéramos una cantidad monetaria suficiente para poder subsistir con dignidad, sin depender de nadie. ¿Arriesgaríamos entonces la salud y la de los demás, seríamos tan egoístas , o tan estúpidos?. Yo pienso que no, porque el miedo desaparecería y daría paso a la bondad y a la humanidad y al raciocinio que nos haría valorar lo más importante, que en estos tiempos es nuestra salud y la de los demás.

Esto es una evidencia, ya que los países con sistemas más “socialistas”, en donde el Estado interviene en la economía y existen más políticas sociales, la pandemia está mucho más controlada que en países capitalistas. Como ejemplo principal tenemos a EE.UU líder mundial en muertes e infectados, siendo el país más rico del mundo.

Por tanto, ahora más que nunca, el derecho a la subsistencia de toda persona debe estar asegurado porque es imprescindible para salvar a la humanidad.

Soledad Castillo, activista y trabajadora social.

- Publicidad -

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimos artículos

Ir a la barra de herramientas