CazaLibros: Los Guardianes de Grisham

0

John Grisham (EE.UU, 1955) es un autor que nunca decepciona. Su especialidad es la novela judicial y desde hace varias décadas, viene demostrando que su pasado como abogado y político lo hacen conocedor de aquello que nos muestra en sus obras. Una larga carrera de escritor que comenzó con la novela “Tiempo de matar” en 1989.

Hoy hablamos de su nuevo título, “Los guardianes”, recién llegado a nuestras librerías.  Una trama judicial con todos los alicientes necesarios para hacernos sufrir y disfrutar a la vez. A lo largo de sus páginas, pone en conocimiento del lector el grave problema que tiene EE.UU. con un sistema judicial que condena a cadena perpetua o a la muerte, a personas que resultan ser inocentes.

“Su libertad me da ánimos y me mantiene en la lucha. De no ser por el Ministerio de los Guardianes, seguiría pudriéndose en la cárcel”.

El protagonista de de la novela es Cullen Post, un abogado reconvertido en pastor episcopaliano que, al encontrar a Dios, encuentra también al Ministerio de los Guardianes y sigue el sendero de la liberación de presos injustamente condenados. Vuelve a ejercer la abogacía y luchará contra un sistema judicial que tiene demasiado en cuenta en sus deliberaciones cuestiones como la raza o la religión.

El ministerio de los Guardianes ya ha conseguido liberar de prisión a 8 encarcelados, y a lo largo de las páginas de esta novela conocemos dos casos de los muchos que tienen activos:

  • Quincy Miller: lleva en prisión 22 años por el asesinato de un abogado. La única prueba que lo relaciona con el caso nunca fue analizada ni cotejada por expertos porque desapareció sospechosamente antes del juicio. Sólo hay fotos de ella. Y todo el juicio se basa en declaraciones de testigos que parecen haber sido influenciados por la fiscalía
  • Duke Russell: espera su ejecución en el corredor de la muerte por la violación y asesinato de una joven con la que él ni siquiera llegó a cruzarse en vida. El más que posible culpable vive tranquilamente en algún lugar de EEUU y contempla con diversión la posible ejecución por TV.

Es emocionante como vas implicándote en cada caso, como sientes la frustración del equipo de guardianes y como vives con ellos lo bueno y lo malo de cada visita a prisión o de cada intento por conseguir que aquel testigo falso diga la verdad, aunque hayan pasado décadas desde el perjurio.

“La historia no termina ahí. Todo saldrá a la luz cuando les dé a ustedes una paliza ante un tribunal federal”.

Lo curioso es que este tipo de asociaciones existen de verdad en EE.UU. y se financian como se explica en la novela. Ese sistema judicial debe tener muchos fallos si tienen la necesidad de crear este tipo de recursos.

La facilidad  que tiene Grisham de escribir un libro de casi 400 páginas con pruebas, jueces, interrogatorios, apelaciones, juicios,… y no aburrirte con palabrería legal, ni con términos que un profano no sea capaz de asimilar, hace que merezca la pena adentrarse en las historias que escribe y a las que da voz. Da igual si la novela se centra en juicios o en política, se asimila y se lee con naturalidad.

Si todas las novelas fueran como ésta y tuvieran este ritmo… pasaríamos todo el día leyendo.

 

Sobre el autor

John Ray Grisham (Jonesboro, Arkansas; 8 de febrero de 1955) es un escritor estadounidense conocido por sus relatos judiciales de suspenso, de cuyas obras se han vendido más de 250 millones de ejemplares en todo el mundo. En el pasado se dedicó a la abogacía y a la política, figurando en las filas demócratas. De sus novelas de ficción legal mas famosas podemos destacar algunas que han sido llevadas añl cine con mucho éxito, como El Informe Pelícano (1992), El jurado (1996), El cliente (1993) o Cámara de gas (1994)