El PSOE pide aumentar las ayudas a quienes adecuen sus viviendas para hacerlas más sostenibles

0

Los socialistas proponen que el Ayuntamiento aumente al 50 por ciento la bonificación del IBI en domicilios que cuenten con instalaciones fotovoltaicas para calentar el agua y obtener electricidad, reduciendo la factura hasta en 800 euros al año, a la vez que animan a la Junta de Andalucía a que continúe con las líneas de subvenciones destinadas a actuaciones de mejora energética en bloques con más de 10 años desde su edificación

 La concejala socialista Alicia Murillo ha pedido al Ayuntamiento de Málaga que se aumente hasta el 50 por ciento la bonificación del Impuesto sobre Bienes Inmuebles en aquellos domicilios que cuenten con instalaciones fotovoltaicas para el aprovechamiento térmico o eléctrico de la luz del sol. Según la socialista, responsable del área de Economía en este grupo, “este esfuerzo en las cuentas municipales mostrará el compromiso medioambiental de un ayuntamiento que pone de su parte para alcanzar en el año 2030 el objetivo fijado por la Unión Europea para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 40 por ciento, abandonando paulatinamente la explotación del carbón como combustible”.

Además, el Ayuntamiento tiene mecanismos para llevar a cabo esta bonificación del 50 por ciento “porque así está contemplado en el artículo 74 de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, donde dicta que se podrá ejecutar este porcentaje para los bienes inmuebles en los que se hayan instalado sistemas para el aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía proveniente del sol. La aplicación de esta bonificación estará condicionada a que las instalaciones para producción de calor incluyan colectores que dispongan de la correspondiente homologación por la Administración competente”.

Alicia Murillo ha manifestado que ciudades ciudades españolas como Madrid, Zaragoza y Sevilla, “han elevado esta bonificación hasta el 50 por ciento, incentivando de esta forma el uso de sistemas de aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía proveniente del sol, convirtiendo los hogares tradicionales a más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente”.

Además, la edil del PSOE anima a la Junta de Andalucía a “que continúe con las líneas de subvenciones destinadas a actuaciones de mejora energética en viviendas de nuestra ciudad que cuenten con más de 10 años desde su edificación”. Murillo ha recordado que la Junta de Andalucía, a través de la Agencia Andaluza de la Energía, y con la financiación del Programa Operativo FEDER, desarrolló el Programa de Desarrollo Energético Sostenible en Andalucía 2017-2020. “Personas físicas, comunidades de propietarios, pymes y administraciones públicas han podido beneficiarse de este programa que ha permitido que puedan reducir su demanda de energía eléctrica y utilizar la energía de la forma más inteligente y eficiente posible, como el cambio de ventanas en los hogares para mayor aprovechamiento de la luz del sol que entra por ellas, y el doble acristalamiento para evitar pérdidas de calor desde el interior de las casas. Debemos continuar con estas ayudas”, ha solicitado.

Así, “podremos incrementar hasta, al menos, el 27 por ciento la proporción del consumo de energía renovable actualmente en nuestra ciudad y hasta el 32,5 por ciento para 2030”, un objetivo marcado por la comunidad europeo en el año 2014.  “Para que nos hagamos una idea, la construcción de la vivienda es tremendamente importante en su impacto de consumo: solamente la edificación supone el 40% del consumo energético total en Europa, el 67% del consumo total de energía de un edificio es atribuible al gasto por calefacción y aire acondicionado, debido a un aislamiento deficiente”. La mejora de la eficiencia energética, “no solo suponen un ahorro energético estimado de hasta un 89%, también supone un ahorro económico que puede alcanzar los 800 euros al año”.

La ordenanza municipal, desfasada

La concejala socialista ha expresado que la Ordenanza número 1 del Impuesto Sobre Bienes Inmuebles del Ayuntamiento de Málaga “está desfasada”, porque vio la luz dos años antes que la Agenda 2030 de la Unión Europea, luego “no tiene en cuenta los actuales objetivos para luchar contra el cambio climático”. La ordenanza municipal fue aprobada en el Pleno de fecha 16 de octubre de 2013 y la Agenda 2030 fue aprobada en septiembre de 2015 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Murillo ha solicitado la revisión de la ordenanza del Ayuntamiento, “porque contempla únicamente el porcentaje del 15 por ciento de bonificación del IBI en los hogares con instalaciones de aprovechamiento solar para generar energía y calentar el agua, mientras que los socialistas pedimos que se llegue hasta el 50 por ciento”.

“Debemos tener en cuenta que las viviendas de más de 50 años se han construido sin ningún tipo de criterio de eficiencia energética y que en ciudades grandes como la nuestra el 90% del parque residencial se construyó hace más de medio siglo. La inmensa mayoría de nuestras viviendas tienen una antigüedad media superior a los 30 años.  Es el momento de avanzar en el respeto al medio ambiente, abandonando paulatinamente la obtención de energía a través de fórmulas contaminantes”. Según el Mapa de la Vivienda Deshabitada del Término Municipal de Málaga, elaborado por el Instituto Municipal de la Vivienda, en nuestra ciudad hay 247.000 viviendas familiares de nuestra ciudad, de las cuales 100.000 viviendas no contarían con calificación energética B, A o A+. “Nuestra ciudad cuenta con un parque de viviendas envejecido”.

“Además, es interesante recordar que en el mundo empresarial se empieza a entender que tener un compromiso medioambiental, es también una ventaja competitiva. Una ciudad como Málaga, donde el turismo supone un peso importante del PIB local y de la generación de puestos de trabajo, debe apostar por esta ventaja competitiva”, ha zanjado la socialista.