13.3 C
Málaga
lunes, enero 18, 2021

Solución a la pandemia del COVID-19

Más leídos

Rafael García Estévez
Rafael García Estévez
BIOGRAFÍA de RAFAEL GARCÍA ESTÉVEZ Rafael García Estévez es licenciado en Derecho por la Universidad de Málaga (España). Escritor, conferenciante, articulista, ha impartido cursos y clases de meditación, esoterismo y espiritualidad. Ha ejercido la Abogacía y ha sido empresario de éxito durante muchos años, ocupando varios cargos directivos en diferentes asociaciones empresariales y culturales. Investigador y buscador incansable de la verdad ha estudiado esoterismo y ciencias ocultas, ufología, egiptología, gnosticismo, espiritismo, metafísica, cristianismo, tantra, hinduismo, budismo, yoga y meditación, rosacruz, masonería, teosofía y escuela arcana. Ha vivido en la India donde aprendió de primera mano las mejores técnicas de meditación en los más importantes templos y ashrams. En cuanto a terapias, entre otras, magnetismo, reiki, zen, canalización de energía universal y sanación bioplasmática. Buscando los lugares de poder ha viajado tres veces a Egipto, dos veces a Marruecos, República Dominicana y Reino Unido, EE.UU., México, Jordania, Europa, India, etc. Autor de los libros (muchos de ellos Best Seller Internacional en Amazon): MEDITACIÓN. ¿Por qué, cómo y para qué?; MEDITACIÓN: Guía práctica. (Reedición); AUTORREALIZACIÓN, LIBERACIÓN, ILUMINACIÓN. Yoga sutras de Patanjali y más...; ILUMINACIÓN: La verdad. (Reedición); CÓMO ME HICE RICO Y MILLONARIO: Tú también puedes; HOW I BECOME RICH AND A MILLIONAIRE: You can, too. TANTRA: Amor, sexo y sabiduría suprema. Traducido y a la venta también en inglés, alemán y chino tradicional.

Rafael García Estévez propone la solución a la pandemia del COVID-19

Como el origen está en China, ahí debe estar también la solución.

No quiero entrar en si se trata de un arma biológica creada por China comunista para atacar y reducir poder a Occidente capitalista, especialmente a su competidor en el podio: EE. UU. Lo que deseo es aportar mis ideas para solucionar esta penosa situación que afecta negativamente a todos los campos: salud, relaciones, economía, estados de ánimo…

En China surgió este virus en 2019 y se propagó internacionalmente hasta constituir una pandemia. Ahora mismo este país ha resuelto este problema, mientras que el resto del mundo está muy afectado y sin vislumbre de una solución definitiva, ya que es un virus y, por tanto, muta, es decir que, como en el caso de la gripe, habría que crear una vacuna cada año para atajar su enfermedad. La verdad es que la mente, que tiene su propio devenir de pensamientos, nos lleva a pensar que quizás tengan un antídoto, y surgen las preguntas siguientes: ¿Habrán causado ellos conscientemente este virus y poseerán el antídoto? ¿Si esto es así es un arma biológica porque, según tengo entendido, cuando se crea un arma biológica se crea conjuntamente su antídoto?

Las aseveraciones a este respecto de Donald Trump en su reciente discurso en la ONU son del todo concluyentes: «Wuhan es la cuna del COVID-19 y al poco tiempo de conocerse la pandemia, cerró los aeropuertos nacionales, para que no se propagase el virus dentro del territorio chino, pero dejó abiertos los internacionales, de modo que personas infectadas viajaron al exterior siendo las causantes de la pandemia. China tiene que indemnizar al mundo entero porque es responsable de la pandemia».

A Buda le preguntó uno de sus alumnos más cercanos si Dios existía y cómo era. Buda le contestó: «Resolvamos ahora el problema del sufrimiento humano y, más tarde, hablaremos de Dios». Yo digo que resolvamos ahora el problema de esta pandemia y, luego, hablaremos de responsabilidades.

Sin duda, las soluciones de los gobiernos no resuelven la cuestión, más bien parecen tiritas en una herida muy profunda. Propongo, teniendo en cuenta que las relaciones diplomáticas entre España y China son buenas, que nuestro Gobierno flete un avión, asistido por los expertos que sean convenientes, y visite China, y hable con su Gobierno y que, de forma armoniosa y colaboradora, nos ayude a resolver este enorme problema que ellos ya han superado. Los amigos están para ayudarse y China y España lo son. Estudiemos in situ qué han hecho ellos para resolverlo.

Si lo estiman todos conveniente, España podría ir acompañada de sus socios europeos, de todos o solo de los que quieran ir. Aprovechemos las buenas relaciones diplomáticas y resolvamos esta situación desde el núcleo y dejemos de poner parches.

- Publicidad -

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimos artículos

Ir a la barra de herramientas