Indignación con la Junta por el desconcertante examen de trabajo social

0

Por: Sole Castillo, activista y Trabajadora Social

El examen de Trabajo Social de acceso a la Función Pública de la Administración de la Junta de Andalucía, el pasado 10 de octubre de 2020, se componía en su mayoría de preguntas ajenas al temario publicado en la convocatoria, de redacción dudosa y temática impropia con el Trabajo Social.

Debido a ello, nuestro colectivo considera que el Instituto Andaluz de la Administración Pública de la Junta de Andalucía ha cometido un incumplimiento en la edición del examen, al no basarse en el temario oficial publicado por el BOJA.

También denunciamos la situación tan precaria que atravesamos los profesionales del sector, ya que es una profesión con enorme paro, trabajo en precario, privatizaciones y voluntariado.

Esto es todo un despropósito, teniendo en cuenta que la Comunidad Autónoma Andaluza es la más castigada del Reino de España por el paro y la pobreza, cuestión que ha aumentado de forma alarmante con el azote de la pandemia que estamos sufriendo.

Basándonos en estadísticas, 3, 2 millones de personas se encuentran en riesgo de pobreza y/o exclusión en Andalucía, un 38, 2 por ciento del total de la población (informe AROPE), datos del 2019, sin considerar la pandemia de este año.

El Trabajo Social debe ser considerada como una profesión esencial, sobretodo en estos momentos tan duros para la sociedad andaluza donde los problemas sociales se ceban con las personas (paro, empleo precario, pobreza infantil, malos tratos, desahucios, suicidios, adicciones y un largo etc).

Tenemos que reivindicar los derechos sociales y la dignidad de las personas y eso solo se puede hacer a través de un Estado sólido y con recursos suficientes, ya que las Asociaciones y ONGs sólo pueden ofrecer caridad y beneficencia.

Por ello ya es indignante que la Junta de Andalucía tan sólo haya ofertado 44 plazas de trabajadores sociales para toda Andalucía, cuando hay muchas familias desesperadas esperando ayudas (Renta Mínima, Mínimo Vital, Dependencia…) y éstas tardan casi un año o más en ser tramitadas por falta de personal. Pero además de esta injusticia, nos topamos con un examen casi imposible de aprobar, por lo que dichas plazas van a quedar vacías.

Los Colegios Profesionales, los profesores de Universidad y de academias se han unido a nuestras protestas, porque o dignificamos nuestra profesión o nunca tendremos una Andalucía progresistas, inclusiva, solidaria y próspera para el pueblo andaluz.