Emergencia en la gestión telefónica del 061

0

La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía sigue generando el Caos en la atención telefónica a la ciudadanía, al fijar el 061 junto a Salud Responde como teléfonos de alivio de llamadas a la atención primaria en los centros de salud y colapsar con ello esta línea de urgencias y emergencias, en la que la ciudadanía viene solicitando desde una cita médica, hasta el resultado de una PCR o ponerle medicación en su tarjeta sanitaria, llevándoles de un teléfono a otro sin que se les pueda atender en sus necesidades, sobresaturando las salas del 061 e impidiendo con ello la correcta atención de las urgencias y emergencias en plena expansión de la pandemia del COVID 19.

La precariedad y el hastío son la norma general en las salas del 061 de Andalucía, en las que la plantilla, mayoritariamente femenina, demuestra a diario su profesionalidad y buen hacer para salvar vidas, son el primer eslabón de la cadena asistencial, sin embargo continúa el desprecio a la profesión por parte de la Consejería, que incumple reiteradamente su compromiso de integrar la gestión telefónica en la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES 061) manteniendo la subcontratación con Ilunion Emergencias (ONCE) y que ha excluido a las y los  gestores de emergencias de 061 de la paga graciable que ha acordado para todo el personal sanitario andaluz como compensación por los esfuerzos personales demostrados ante la situación provocada por el Coronavirus.

CGT considera totalmente desquiciada a la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ante el paulatino desmantelamiento de la sanidad pública andaluza y con remiendos en los desvíos de las miles de llamadas pretenden acallar a la ciudadanía, mientras perpetúan situaciones de explotación laboral y precariedad de quienes son el primer contacto en caso de urgencias o emergencias dejándolas en manos de empresas comisionistas, que, sin exponer ni un solo euro, se lucran con el trabajo  de las gestoras de emergencias del 061 y con el dinero público de las concesiones, obteniendo beneficios multimillonarios con las desgracias de las andaluzas y andaluces.