El PSOE pide a la Junta que mantenga a los monitores de comedor

0

El concejal Rubén Viruel, responsable de Educación en el grupo socialista, ha pedido al equipo de gobierno que se inste a la Junta de Andalucía a mantener al personal de comedor en los centros educativos de la provincia, 49 en total, afectados por el cese de actividad de dos empresas de catering malagueñas, Servi-Col y Perea Rojas, por la deuda del Gobierno regional de 1,5 millones de euros.

“No pedimos que se les suministre la comida, algo que deberían garantizar ya, sino que mientras se repone el servicio de comedor se acompañe a los alumnos desde las dos de la tarde hasta la hora en que llegan sus padres a recogerlos”, contemplando que “serán los propios niños quienes traerán en una fiambrera la comida preparada de casa”.

Durante una reunión con representantes del AMPA del CEIP María Zambrano de la capital, en el distrito de Teatinos, en compañía de los concejales socialistas Pablo Orellana y Jorge Quero, Viruel ha recordado que cientos de familias en Málaga “se han visto afectadas durante las dos últimas semanas por la mala gestión de la Junta de Andalucía. Hay personas que se han visto obligadas a reducir su jornada laboral para recoger a sus hijos a las dos de la tarde. Incluso algunos de los padres han tenido que dejar de trabajar para conciliar en el núcleo familiar”. También se han visto afectados los centros Clara Campoamor, CEIP Carmen de Burgos y Camino de San Rafael en la capital malagueña.

Los socialistas urgen a la Junta a que se reactive cuanto antes el servicio de comedor en los colegios de la capital, abonando la deuda contraída con las empresas concesionarias del servicio, Servi-Col y Perea Rojas, por 1,5 millones de euros. “Estas empresas ya han afirmado que no están en quiebra, como se ha dicho desde el Gobierno regional. Es que la deuda que tiene la comunidad autónoma con ellas es tan grande que no han podido garantizar el suministro de alimentos”, ha manifestado Viruel ante los padres y madres de alumnos del CEIP María Zambrano.

De ahí que sea necesaria una solución temporal, como mantener a los monitores y monitoras en la franja de 14.00 a 16.00 horas para atender las necesidades de los niños, hasta que sus padres los recojan. “No estamos pidiendo que se les ponga el plato por delante, porque la comida la llevarán los propios niños. Sólo pedimos que se les caliente y estén con ellos un par de horas como máximo, para que nadie pierda su trabajo y que los escolares no perciban un cambio drástico en su día a día”. De hecho, algunos padres del María Zambrano han advertido de que ya no pueden pedir más favores a familiares, amigos y vecinos para recoger a sus hijos. “Durante unos días nos pueden ayudar, pero cuando este favor se pide durante dos semanas, la cosa cambia”.

Imbroda ni está ni se le espera

En el mismo orden de cosas, el consejero de Educación, Javier Imbroda, ha afirmado que se está trabajando para poner en marcha contratación menor para solucionar el problema “cuanto antes”. Pero lo cierto es que esta licitación estará lista para mediados del mes de octubre, según ha informado la Agencia Pública Andaluza de Educación. “Se trata de un problema urgente, los padres no pueden esperar otro mes. Además, llevan dos semanas dando patadas a la lata, dando fechas que no cumplen, dijeron que para finales de septiembre todo estaría solucionado, pero a día de hoy siguen en la misma tesitura más de 12.000 alumnos andaluces de 126 centros de la comunidad, 49 en Málaga”.

Según Viruel, esta situación es “fiel reflejo de la improvisación y de la pasividad del gobierno de Moreno Bonilla con la educación pública en Andalucía. A Imbroda, consejero de Educación, ni está ni se le espera. No ha sido capaz de planificar una vuelta al colegio segura para cientos de miles de alumnos en nuestra comunidad y ha hecho que llueva sobre mojado porque durante los meses de verano, después de que la Junta de Andalucía se comprometiera a garantizar la alimentación de 31.000 niños en situación de vulnerabilidad, dejó sin efecto el plan de garantía alimentaria”. Durante los meses de julio y agosto pasados, los socialistas denunciaron que el Gobierno de Moreno Bonilla dejó sin las tres comidas diarias del Programa de Refuerzo de Alimentación Infantil de Andalucía (PRAI) a 2.000 menores de la ciudad.