Reclaman a Europa una ‘economía del bienestar’ más allá del PIB

0

La Unión Europea debe aprender las lecciones de la crisis del Covid-19 adoptando un modelo de ‘economía del bienestar’ que sirva a las personas y al medio ambiente en lugar de perseguir el crecimiento económico a través de indicadores como el Producto Interior Bruto (PIB).

Es la conclusión principal de un nuevo informe de la organización ecologista WWF, dado a conocer este miércoles. El trabajo lleva por título ‘Hacia una economía del bienestar en la UE: por una Europa post Covid-19 más justa y sostenible’.

Con ello, WWF reclama que la UE reconsidere la forma en que mide los avances y ordena las prioridades en su toma de decisiones con el fin de alcanzar una recuperación ecológica y saludable tras la pandemia que vaya “más allá del PIB”.

Según WWF, el paquete de recuperación económica propuesto por la UE podría permitir que “sectores tan destructivos como los combustibles fósiles o la agricultura intensiva accedan a financiación pública”, lo que bloquearía inversiones durante las próximas décadas y socavaría los esfuerzos de la UE para abordar “la doble crisis de pérdida de biodiversidad y cambio climático”.

Por ello, indica que poner en marcha una ‘economía del bienestar’ significaría poner a la UE en una trayectoria completamente diferente, al considerar otros factores. “En lugar de buscar tan sólo el crecimiento del PIB, se utilizarían indicadores que miden nuestra calidad de vida, bienestar, salud y la acción climática y la pérdida de la naturaleza para determinar si la UE se está recuperando con éxito de la Covid-19″, apunta.

No en vano, esta organización recalca que la UE tiene las herramientas adecuadas a mano y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), adoptados hace cinco años, proporcionan “el marco perfecto para lograr una ‘economía del bienestar’ y una recuperación justa y socialmente inclusiva, respetando los límites planetarios”.

Con este informe, WWF se une a varias organizaciones que han pedido una ‘economía del bienestar’. Países como Nueva Zelanda, Islandia, Escocia y Gales ya trabajan en implementar una ‘economía del bienestar’ con la integración de medidas alternativas en sus procesos de toma de decisiones, presupuestarios y políticas económicas para ayudar a priorizar el bienestar de sus ciudadanos y el medio ambiente.
(prensaldia.com)