Consejos útiles para mejorar tus finanzas personales

0

Inversión, ahorro y deudas suelen ser los términos que con mayor frecuencia se presentan ante una persona que quiere mejorar sus finanzas personales. Cada uno de ellos tiene su importancia debida, y a través de sencillos consejos, podrás conocer cómo mejorar en cada área.

Antes de aplicar cualquier consejo para mejorar tus finanzas personales, hay varias cosas que debes considerar. En primer lugar, sólo debes confiar en información fiable y de sitios diseñados únicamente para hablar del tema, como el caso de IngresoDigital, donde encontrarás información sobre finanzas personales, sobre cómo salir de las deudas, del listado de morosidad, cómo invertir o emprender, y cómo determinar el mejor momento para solicitar un préstamo bancario, entre otras tantas informaciones que toda persona necesita conocer.

En segundo lugar, no todos los consejos valen para todas las personas, debes conocerte a ti mismo y conocer tus hábitos. Adaptar estos consejos a tu perfil financiero y, sobre todo, ser disciplinado, es lo único que realmente funcionará.

Deudas

Ningún consejo sobre finanzas personales estará completo si no se toca el tema esencial: las deudas. Las mismas representan no sólo la principal preocupación financiera para la mayoría de las personas, sino que a su vez, representan el hueco presupuestario que se comerá todos tus sueños y propósitos si no concretas este aspecto con la inmediatez debida.

El consejo no es otro que eliminar las deudas lo antes posible, empieza por las más pequeñas, para crear la motivación, y luego encárgate de las más grandes, a no ser que los plazos te presionen y tengas que priorizarlas urgentemente. La finalidad de este paso es suprimir todos los huecos que puedan adquirir parte de tu presupuesto, liberando gran parte de tus ingresos futuros, lo ideal para generar libertad financiera a mediano plazo.

Ahorro

El segundo paso, tras salir de tus deudas, de las que sean humanamente posibles, ya que algunas como la hipoteca o un crédito para la compra de un coche, pueden no ser tan fáciles de amortizar completamente, consiste en ahorrar. Se trata de intentar vivir dignamente con menos dinero del que ganas, es decir, que siempre quede un porcentaje de tus ingresos sin comprometer.

Los trucos en este caso son muy variados:

  • Separar antes: el más conocido consiste en separar entre el 10% y 20% de tus ingresos a una cuenta de ahorros diferente, convirtiéndose únicamente en capital útil en caso de emergencias. Este proceso se realiza justo cuando recibes el salario o el pago por los servicios que realices, por lo que te obliga a vivir y administrarte con el 80% o 90% restante.
  • Compra con inteligencia: antes de comprar, evalúa si lo que vas a pagar es necesario o si existen alternativas más económicas. Te ayudará a comprar lo que necesitas, pero en el camino te dejará un dinero en excedencia que puedes destinar, también, al ahorro. Esto puedes practicarlo con la mayoría de las cosas que compras regularmente.
  • Suprime gastos: suprimir las deudas está bien, es un paso liberador, pero suprimir los gastos frecuentes es aún mejor. La mayoría de los gastos muy pequeños que realizas diariamente carecen de sentido cuando no se proyectan en cuentas anuales. ¿Cuánto gastas anualmente en un periódico? ¿En una suscripción que no disfrutas por estar en el trabajo u ocupado en otros asuntos? ¿Cuánto podrías ahorrar si suprimes todos aquellos gastos que realmente no representan una mejora notable en tu calidad de vida? Ese excedente también puede convertirse en un pilar del ahorro.

Inversión

Y aunque suprimir las deudas y ahorrar está muy bien, y muy pocas personas llegan a ese paso, lo mejor que puedes hacer para encontrar la libertad financiera y mejorar considerablemente tu calidad de vida, es invertir.

No invertir a ciegas ni en cualquier producto de moda, que es arriesgado y no compensa, sino en cosas que han demostrado históricamente ser seguras o que directamente encajen con tu perfil de riesgo. La idea de esta etapa es que el dinero ahorrado no se estanque y pierda valor por la inflación, sino que pueda permitirte generar más ingresos y riqueza, hasta el punto de que gran parte de tu dinero venga de las ganancias de esa inversión.

Invertir en un negocio, en acciones, en fondos indexados, incluso en tecnología o criptomonedas si conoces el mercado o cuentas con una buena asesoría, pueden ser decisiones que, tras cancelar las deudas y comenzar tus hábitos de ahorro, podrán hacer que consigas mejorar notablemente tu capacidad de generar ingresos.