La dieta mediterránea retrasa el envejecimiento de las células

0

Científicos del Consorcio Centro de Investigación Biomédica en Red, han redescubierto que la dieta mediterránea retrasa el envejecimiento de las células al acortar de forma más lenta las secuencias de ADN llamadas telómeros.

Según informó este martes el Ciberobn, La velocidad de acortamiento de estos telómeros está relacionada con la esperanza de vida. Cuanto más rápido se acortan, más enfermamos y menos tiempo se vive. Por eso, una forma de prevenir las patologías es previniendo el acortamiento de los telómeros, según comprobaron los científicos.

Los telómeros son las estructuras situadas en los extremos de los cromosomas y protegen el material genético. Sin telómeros las células no vivirían, por lo que se podrían considerar como el reloj biológico de la vida celular, ya que su longitud disminuye a medida que se envejece de forma natural. Cuanto más cortos son los telómeros, más enfermedades se producen y aumenta el riesgo de mortalidad.

Ahora, un grupo investigador del Ciberobn, liderado por Jordi Salas, realizó una revisión de estudios científicos previos con la colaboración de datos de investigadores de diferentes países que concluye que las personas que se adhieren a una dieta mediterránea tienen los telómeros más largos en comparación a las que se adhieren menos. Estos resultados demuestran que la velocidad de acortamiento de los telómeros se puede reducir siguiendo este patrón dietético.

Los resultados de este estudio se acaban de publicar en la revista científica ‘Advances in Nutrition’. La dieta mediterránea se ha relacionado sistemáticamente con una serie de beneficios para la salud, incluyendo la disminución del riesgo de enfermedades cardiovasculares y cáncer.

De hecho, es considerada una de las dietas de las que más evidencia tenemos para la prevención de enfermedades cardiovasculares favoreciendo un envejecimiento saludable, en parte debido a sus reconocidas propiedades antiinflamatorias y antioxidantes altamente demostradas que pueden impactar sobre la longitud de los telómeros. (SERVIMEDIA)