CCOO exige una vuelta segura a los colegios públicos malagueños para el personal de servicios externalizados

El Sindicato CCOO ha convocado esta mañana una concentración ante la Delegación Provincial de Educación.

0

El Sindicato CCOO ha convocado esta mañana una concentración ante la Delegación Provincial de Educación para exigir una vuelta segura a los colegios públicos de Málaga para el personal de los servicios externalizados.

En la concentración han participado más de un centenar de personas, quienes han defendido unas medidas extraordinarias para evitar contagios a este colectivo de profesionales, que está compuesto por personal de cocina, monitores escolares, auxiliares de limpieza, intérpretes de lengua de signos y técnicos de integración. En la provincia suman más de 6.200 personas.

Desde el curso pasado, esta organización sindical viene exigiendo medidas extraordinarias para reforzar la lucha contra la propagación de la COVID-19 en los centros escolares públicos, tanto de Málaga como del resto de la Comunidad Andaluza. Medidas que, según ha manifestado esta mañana el secretario general del Sindicato de Enseñanza de CCOO de Málaga, Félix Martín, “no deben circunscribirse únicamente a las aulas, sino a todas las actividades desarrolladas por el personal externalizado, del que depende también la salud del alumnado”. 

CCOO considera que la labor del personal de servicios externalizados en los centros de enseñanza públicos es fundamental y sobre ellos recae una gran responsabilidad. Se trata de una plantilla de más de 6.200 personas en la provincia de Málaga, que está compuesta por personal de cocina, monitores escolares, auxiliares de limpieza, intérpretes de lengua de signos y técnicos de integración.

Félix Martín ha afirmado que el Gobierno de la Junta de Andalucía no ha aprobado medidas especiales para una vuelta segura a los colegios públicos, y ha alertado de una posible pérdida de empleo en dichos servicios externalizados, como es el caso de los comedores escolares, donde ya se están produciendo bajas del alumnado en la provincia. Al respecto, ha manifestado que “si hay una pérdida de empleo en los servicios externalizados, será responsabilidad directa de dicha administración y de la Consejería de Educación, ya que aún sabiendo que esto está ocurriendo, no hay un plan para que esto no ocurra”.

Por ello, durante el acto de protesta de hoy, esta organización sindical ha exigido a la Junta de Andalucía que “convoque una mesa de diálogo en la que participen todos los agentes implicados, Administración, familias, empresas y sindicatos”. 

A su vez, CCOO ha instado a dicha Administración que convoque una mesa social para que en ella se puedan concretar aspectos esenciales de la vuelta a las aulas, como la reducción del número de la ratio de alumnos y alumnas por monitor o monitora de comedores escolares para garantizar las medidas de seguridad, estableciendo también ratios de alumnado en las aulas matinales. Además, el sindicato ha defendido que se garantice la jornada de convenio y se amplíen las plantillas actuales para doblar el servicio de comedor de forma generalizada en todos los centros.

Por otro lado, el responsable de Colectividades en el Sindicato de Servicios de CCOO de Málaga, Pepe Corral, ha defendido la constitución de mesas de seguridad y salud por parte de las empresas para cumplir los protocolos de seguridad fijados en los Convenios Colectivos Sectoriales de aplicación y las medidas que puedan dictar las autoridades sanitarias. 

Ante posibles cierres de los centros educativos, CCOO ha instado a las empresas a mantener a las plantillas de servicios externalizados para seguir atendiendo las necesidades de becas comedor de la forma más segura posible para este colectivo más vulnerable.

Las movilizaciones en defensa de todas estas reivindicaciones comenzaron ayer ante las Delegaciones Territoriales de Educación en Almería, Cádiz, Córdoba y Huelva. Hoy las protestas se han realizado en Granada, Jaén y Málaga, y el próximo martes, 8 de septiembre, habrá una nueva concentración en Sevilla en la entrada de la Agencia Púbica de Educación, y posteriormente una caravana de coches.