La imagen lo es todo: la estética de una generación

El boom del e-commerce en España se afianza en la importancia de la mirada: el rol de los fotógrafos profesionales en las nuevas formas de consumo masivo.  

0

En la era de las redes sociales y las aplicaciones de envíos a domicilio, la mirada se ha convertido en la llave de ingreso para el consumo. Y las nuevas generaciones, que acaparan cada semana el ranking de compras y ventas por internet, tienen una debilidad: la imagen.

La estética de los productos es la puerta de ingreso para las nuevas formas de consumo: antes de comparar precios, calidad y recomendaciones, se valora al reloj, el juego de muebles, las habitaciones del hotel, ¡incluso –y especialmente− la frescura que desprende esa hamburguesa! Todo pasa primero por los ojos y por el imperio del doble clic. El comprador promedio busca imágenes nítidas, que pueda ampliar para observar los detalles del producto. Pero ante todo busca atractivo: sentirse cómodo con la presentación del producto, dejarse envolver por la historia que la fotografía tiene para contarnos. Y detrás de cada relato, siempre hay un narrador: el fotógrafo profesional Marbella

La elección de una fotografía en una época signada por la inyección de estímulos visuales probablemente dirá más de tu marca personal que tu índice de ventas y tu historial: ésos son factores que el nuevo cliente desconoce. En cambio, sus ojos irán directamente a la estética de tu portada: el modo en que eliges introducir al mundo tu producto.

La mano talentosa un fotógrafo publicitario no sólo conoce las mejores lentes para una captura, el equipo adecuado y los programas informáticos de posproducción, sino también cuenta con un factor de valor agregado: su expertise en el demandante mercado de las ventas en línea.

Un profesional de la imagen reparará en la calidad de la fotografía y en las condiciones de formato para adaptarla a todas las redes sociales, pero principalmente te aportará su experiencia sobre el mejor encuadre para resaltar los atributos del producto: no se puede iluminar ni editar de igual forma una botella de whisky etiqueta azul que una paella de mariscos y alcachofas o la nueva línea de chaquetas femeninas para invierno. Como adelantamos, cada producto esconde una historia. Y el fotógrafo publicitario sabe contarla.

 

La estética de una generación

Cada vez va quedando más atrás aquella costumbre de salir de compras: en contrapartida, los recorridos por las galerías en línea aumentan año a año. La web es el paseo de compras de la actualidad. Y llegó para quedarse.

Según datos oficiales de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, el comercio electrónico superó en España los 48.800 millones de euros en el año 2019, casi un 25% más que el año anterior: las webs de comercio electrónico españolas se llevaron casi la mitad de los ingresos en el cuarto trimestre de 2019.

Sólo en ese período, la facturación del comercio electrónico en España ha aumentado un 23,5% interanual hasta alcanzar los 13.365 millones de euros.

Un estudio reciente de la agencia especializada DigitasLBi revela que la influencia de las redes sociales (RRSS) en las compras, tanto online como en la tienda, se estima en un 52% para Facebook y en un 36% para Twitter. En redes sociales más gráficas, como Pinterest e Instagram, se sitúan en un 46% y en un 43% respectivamente, debido al poder de atracción de las imágenes.

Más de la mitad de los usuarios de las redes sociales buscan, por lo menos una vez por semana, información en línea sobre nuevos productos y tendencias. En este territorio emergente de oferta y demanda, la compra no lo es todo. Las RR.SS. son, principalmente, una vidriera que genera reciprocidad con las marcas: o sea, establece una relación de familiaridad, comentarios positivos, likes, shares: en resumen, activan los famosos algoritmos de la difusión.

¿Pero cómo llamar la atención en redes con millones de usuarios? Aquí es donde entra nuevamente el rol de la imagen. En la ciudad de Marbella, por ejemplo, los atractivos turísticos se disputan un público creciente, oriundo de todas latitudes del mundo. Pero lo primero que te dirá un fotógrafo publicitario en Marbella es que para hacerse un lugar en el circuito de la Perla del Mediterráneo lo primero que necesitas es una llamativa carta de presentación.

Los picos de atención en Marbella se sitúan en el sector turístico, especialmente orientado a la gastronomía y al esparcimiento nocturno. ¿Pero todos los restaurantes son idénticos? ¿Sabe del mismo modo el espeto de sardina en Guadalmina que en San Pedro de Alcántara? ¡Claro que no! Pero para el turista, la única diferencia la hacen las fotografías publicadas en los buscadores gastronómicos, como Tripadvisor, que orientan a los visitantes sobre a qué restaurante ir a cenar o dónde comer las mejores tapas de la ciudad.

Las fotografías en línea son las vidrieras del comercio electrónico y, como hemos visto, año a año son más los que eligen qué comer y vestir o a dónde viajar a través de su smarthphone. A la hora de publicitar tu servicio, no lo olvides, la generación de la imagen está a sólo un clic de distancia.