Reclaman a la Diputación que dé marcha atrás al cierre del centro Guadalmedina

La presidenta de la asociación, Marisa Fernández, ha calificado de “inadmisible el contenido y las formas en la que se nos ha informado del cierre”.

0
La Asociación de Familiares de Usuarios y Usuarias del Centro Guadalmedina reclama al presidente de la Diputación que dé marcha atrás al cierre del centro


Aseguran sentirse engañados por el equipo de gobierno

La Asociación de Familiares de Usuarios y Usuarias del Centro Guadalmedina ha reclamado al presidente de la Diputación, Francisco Salado, que dé marcha atrás al cierre del centro. Representantes de la asociación han registrado hoy un escrito en la Diputación dirigido al presidente solicitando que no se cierren estas instalaciones. Los familiares han comparecido en rueda de prensa junto a la viceportavoz del PSOE en la institución, Toñi García, y la diputada provincial, Irene Díaz.

Los representantes de la asociación de familiares de usuarios del Centro Guadalmedina han asegurado sentirse engañados por el equipo de gobierno de la Diputación, ya que fueron convocados a una reunión por el COVID y finalmente se les acabó anunciando el cierre del centro.

La presidenta de la asociación, Marisa Fernández, ha calificado de “inadmisible el contenido y las formas en la que se nos ha informado del cierre”.

Por su parte, el secretario de la asociación, Antonio Martín, ha criticado que el equipo de gobierno considere a familiares y usuarios del centro “un rebaño de ovejas que me llevo donde quiera”. Así, ha rechazado el cierre del centro y el traslado de los usuarios al Centro San Juan de Dios, concertado con la Junta de Andalucía, donde ha asegurado no tienen constancia de dicho traslado. Igualmente, ha rechazado el despido de trabajadores del centro Guadalmedina y ha pedido que, si en última instancia fuera necesario el traslado de los usuarios, ese traslado se hiciera al centro Virgen de la Esperanza, dependiente de la Diputación y ubicado a menos de 200 metros del centro Guadalmedina. “Nuestros familiares tienen una sensibilidad muy especial a los cambios. Pero por lo que se ve eso no importa”, ha lamentado Antonio Martín.

Asimismo, la viceportavoz del grupo socialista en la Diputación, Toñi García, ha calificado de “atrocidad” el cierre del centro. “Si la decisión tomada por el equipo de gobierno de Salado en la Diputación se lleva a cabo, se cierra un centro que lleva funcionando más de 40 años, con un gran equipo de profesionales y trabajadores, que se quedan en la calle después de llevar allí trabajando más de 20 años” ha afirmado.

García ha recordado que los usuarios y familiares no están en contra de la construcción del tercer hospital y ha reiterado que es compatible con el mantenimiento del centro. Por ello, ha vuelto a pedir que durante los trámites y construcción del tercer hospital usuarios y trabajadores sean trasladados al centro Virgen de la Esperanza, un centro dependiente de la institución y con capacidad para acoger a los 29 usuarios, y que posteriormente el centro Guadalmedina se integre en el futuro complejo del tercer hospital.

“El equipo de gobierno debe velar porque los usuarios sigan perteneciendo a la Diputación como hasta ahora; hay usuarios que no tienen familia. Nadie en el equipo de gobierno ha pensado en lo que supone el cierre de este centro para ellos; personas que llevan toda la vida en el centro, con los mismos profesionales y las mismas instalaciones”, ha recalcado García.

“El centro Guadalmedina es una gran familia, la casa de todos los usuarios que llevan toda una vida allí. Ahora les quieren desahuciar y dejar en la calle sin ningún tipo de escrúpulo”, ha criticado la viceportavoz socialista. “Le pedimos al presidente de la Diputación que se ponga en la piel de familiares y usuarios, seguro que cambiaría su postura” ha finalizado.