¿VUELTA AL COLE?

0

Más vale reír por no llorar.

En los últimos días, a través de redes sociales hemos asistido al revuelo que se ha creado a raíz de la publicidad de cierto Centro comercial, famoso por sus campañas de vuelta al Cole, en la que se ven unos pies en el filo de una silla, dando lugar a diversas interpretaciones (más bien una sola). Pues bien, dicha publicidad bien podría ser el meme, un tanto macabro , eso sí, de como muchos padres y madres ven la vuelta al cole de sus hijos.

Bromas aparte, el tema es serio, y en esta España del 2020, chistes, los justos.
Vaya por delante que soy madre de tres hijos, de edades dispares, ya que cada uno de ellos se encontraba en diferente etapa educativa (infantil, primaria y secundaria) cuando se decretó el estado de alarma, por lo qué en algo me afecta el problema.

Últimamente presenciamos con cierta perplejidad  cómo se está gestionando la vuelta al cole. La mayoría de padres y madres desconocemos que ocurrirá en septiembre, pero hay aspectos que nos chirrían, que no terminan de encajarnos. Desde que el 13 de marzo, muchos escolares recogieran sus libros y cuadernillos, pensando que volverían después de Semana Santa, han pasado muchas cosas. Pero me da la impresión que desde entonces hasta ahora, poco o nada hemos aprendido. Si algo ha caracterizado a los ciudadanos de este país, es la paciencia que hemos tenido cuando en un mismo día nos decían una cosa y la contraria, claro estaba que no existían manuales de cómo gestionar un país en caso de pandemia, y entonces echamos mano de mucha comprensión. Resignación se llama.

Desde que acabó el Estado de alarma, y los distintos Reinos de taifas que conforman nuestro país, comenzaron a “gestionar” la nueva normalidad, hemos visto como cada cual establecía las medidas que “a su entender” mejor se adaptaban a las peculiaridades de su región. Como si el virus se comportará de forma distinta según vivas en Barcelona o en Badajoz. En fin….cosas de nacionalismos de uno y otro signo.

Pues bien ante fabulosas campañas de marketing promovidas, en el caso que nos ocupa, por la Junta de Andalucía (campaña que supongo no habrá salido gratis) en las que se publicita una vuelta al cole segura, existe cada vez más la sensación entre los padres y madres de que están intentando vender algo que no es real.

Fruto de este malestar ha surgido aquí en Málaga, de manera espontánea, el movimiento AMPAS EN PIE, donde más de un centenar de asociaciones de padres y madres, se han ido agrupando en torno a un escrito donde trasladan sus inquietudes a la Conserjería de Educación y a los distintos Ayuntamientos de la provincia, y el apoyo a los Equipos directivos de los Centros escolares. De inmediato la Conserjería ha reaccionado y se ha apresurado a mandar un escrito donde destaca la ingente cantidad de mascarillas y litros de gel hidroalcohólico que, desde la Junta, se ha puesto a disposición de los Centros escolares, quedando fuera, eso sí, las mascarillas de los alumnos, que eso como la mochila se tiene que llevar de casa.

Todos estaremos de acuerdo que ahora no tenemos la misma información que teníamos en marzo, y que la compresión y la paciencia que teníamos, poco a poco se ha ido agotando. Y claro, el miedo es libre, y los hijos por mucho que le cueste entender a ciertos políticos, son de sus padres, pero no como posesión (que tengo que hilar fino), sino como una responsabilidad que cargamos desde su nacimiento hasta que ya deciden hacer su vida, y nos dejan al margen. Por eso no entiendo las amenazas que determinados cargos públicos hacen a los padres/madres que ante la incertidumbre (a la que esos mismo cargos contribuyen), ante el miedo a la enfermedad y la muerte ( sí, la gente se muere) no quieran llevar a sus hijos al colegio. No es tan difícil de entender, si han reducido el aforo de comercios, teatros, cines, bares, restaurantes,………. por qué no se reducen los aforos en las clases, existe la convicción que en septiembre todos los alumnos acudirán a una especie de macrobotellón, sin alcohol pero sí con gel hidroalcohólico, y barra libre de virus.

Tampoco está en cuestión la educación presencial, ya hemos hecho el experimento de la educación telemática o a distancia, y por si todavía hay alguien que no se ha enterado, ya le digo, no funciona. Está bien para un ratito, para alumnos con cierta edad y cierta base, además de recursos, pero no como un modelo a seguir para la mayoría, como ya hemos visto, crea muchas desigualdades a la par que dificultades. Somos seres sociales, necesitamos del trato con los demás, y eso es algo que la educación a distancia no proporciona, y es vital para el desarrollo de nuestros [email protected]

El problema es difícil, endiablado, en este momento las Administraciones públicas y sus responsables, tienen que realizar un juego de muchos equilibrios. Existen muchas necesidades, y ‘no hay pan para todos’. Es el momento de establecer prioridades y no todo el mundo tiene vocación de servicio público, ni capacidad. Pero, eso sí, no creo en ninguna conspiración orquestada para derrocar a ningún gobierno, en realidad, todo es mucho más simple, se trata de preocupación de los padres, algo muy humano.

Así estamos cuando queda menos de un mes para la vuelta al cole, seguro que el publicista encargado de la campaña de la vuelta al cole, es una madre o un padre que ante la posibilidad, no muy remota, de volver al mes de marzo, “se le abren las carnes”, y crea con mucha ironía y sorna, que lo mejor es subirse a una silla y colgarse, metafóricamente hablando por supuesto.