El PSOE insta al Ayuntamiento a depurar responsabilidades por el  pabellón de balonmano de Puerto de la Torre

Los socialistas exigen al alcalde, Francisco de la Torre, que los malagueños no paguen dos veces por esta infraestructura deportiva, que vio caer su cubierta en septiembre de 2019 por la mala calidad de los materiales empleados por la concesionaria OGENSA, según se afirma en el informe encargado por Urbanismo a una empresa independiente

0

La concejala socialista María del Carmen Sánchez, responsable del distrito Puerto de la Torre en este grupo municipal, ha pedido al Ayuntamiento de Málaga que depure responsabilidades sobre el colapso de la cubierta del pabellón de balonmano que se derrumbó a mediados del mes de septiembre de 2019 y que hasta ahora ha costado a las arcas en torno a 2,4 millones de euros. Según el informe de una empresa independiente, CEMOSA, esta infraestructura deportiva encargada a la firma Obras Generales del Norte S.A. (OGENSA) por la Gerencia Municipal de Urbanismo sobre una parcela de 2.900 metros cuadrados en la calle Lope de Rueda, los motivos por los que el techo se vino abajo no están relacionados por la presión del agua de lluvia de la madrugada del 13 al 14 de septiembre, que en peores condiciones climatológicas no hubiera cedido al peso, según el informe. Para el cálculo de resistencia “se tomó la situación de cálculo teórica más perjudicial donde no se hubiese evacuado el agua recogida durante toda la noche sobre la cubierta, que son unos 61,6 litros por metro cuadrado”, se cita textualmente en el escrito de CEMOSA.

En este documento se afirma que “los ensayos realizados a la madera demuestra que no hay correspondencia entre la dispuesta en obra para las jácenas y la indicada en la documentación de obra y memoria de cálculo, con presencia de elementos de baja resistencia, menos calidad, modos de rotura incorrectos (por las uniones dentadas que tienen que presentar una resistencia mayor a la de madera en sí, y presentando además defectos a nivel de encolado con poca línea de adhesivo”. Es decir, “que los materiales eran de baja calidad y que fue la causante del derrumbe de la cubierta del pabellón de balonmano”, afirma la concejala socialista María del Carmen Sánchez.  “La clase resistente de la madera en las nueve jácenas es inferior individualmente y globalmente a la tipificada en la documentación aportada, por lo que estamos ante una madera de menor calidad resistente a la declarada”, ha defendido la edil del PSOE.

Durante una reunión con el concejal socialista Pablo Orellana y con residentes en las inmediaciones del pabellón, en avenida Lope de Rueda, Sánchez ha recordado que “las pistas de balonmano forman parte de un complejo deportivo con piscina y pistas de pádel que se encuentran completamente abandonadas después de más de seis años y que, en su conjunto, podríamos estar hablando de más de 20 años de retraso”, ya que el primer proyecto de este polideportivo se presentó por parte del PP en el año 2002. “En el caso del pabellón de balonmano, la Gerencia de Urbanismo firmó en septiembre de 2018 un contrato con la constructora, Generales del Norte S.A. (OGENSA); en octubre de ese mismo año, la empresa debe presentar un segundo Plan de Seguridad al ser rechazado el primero por requerimiento de los técnicos municipales, y finalmente comenzaron las obras en noviembre de 2018, con un plazo de ejecución de 12 meses”, ha informado la edil socialista.

Así, la socialista recrimina al equipo de gobierno local “la escasa preocupación por las infraestructuras deportivas en este distrito, con una piscina cubierta y pistas de pádel abandonadas y diana de actos vandálicos, además de un polideportivo que ahora suma 20 años de retraso y más de 2,5 millones de euros gastados”. En total, el dinero gastado en todo el complejo deportivo llega a los 7 millones de euros, “lo mismo que costó la Ciudad del Atletismo, pero con la diferencia de que los vecinos de Puerto de la Torre no tienen nada. Esto es una chapuza”.

El PSOE pide que el estropicio no lo asuman los malagueños

María del Carmen Sánchez recuerda unas imágenes que estarán en la retina de la mayoría de los malagueños. “En la madrugada del 14 de septiembre de 2019 se produjeron desprendimientos en la cubierta del pabellón, generando la intervención del Cuerpo de Bomberos, los cuales ordenan la clausura del recinto”. Cinco días después, el Servicio de Conservación y Arqueología ordena, “como medida cautelar y de manera inmediata, la retirada de los elementos inestables de la cubierta y el desescombro del resto de materiales dañados que forman parte del cerramiento e instalaciones”.

El informe de todo ello se trasladó a la empresa adjudicataria, OGENSA, que inicia en octubre los trabajos de demolición y desescombro, por los que solicitó en diciembre de 2019 el abono de facturas, que es de 235.524,75 euros, a los que hay que sumar el Plan de Seguridad y Salud Básico que es obligatorio, superando así los 450.000 euros. La edil no entiende “por qué la empresa OGENSA, que es la responsable de la caída del tejado, no se hace cargo de las facturas, obligando a los malagueños y a las malagueñas a pagar por unos trabajos sin ser responsables del fatídico acontecimiento. Y encima sin tener su infraestructura deportiva en condiciones”.

Deporte y campañas electorales

Para el concejal responsable del área de Deporte por el grupo socialista, Pablo Orellana, “los vecinos de Puerto de la Torre no tienen infraestructuras deportivas desde hace 20 años porque éstas siempre se han prometido en campañas electorales”, en una clara referencia tanto al pabellón de balonmano como a la piscina y pistas de pádel que forman parte de este complejo. Según Orellana, “en 2004 Elías Bendodo, entonces concejal en el Ayuntamiento de Málaga, presentó nuevamente este proyecto y no fue hasta 2006 cuando el alcalde, Francisco de la Torre, puso la primera piedra fecha cercana a la campaña electoral”. Pero hubo un parón, porque no fue hasta marzo de 2009 cuando se inaugurase la piscina cubierta, “cuya mala gestión y abandono por parte del equipo de gobierno ha supuesto que lleve cerrada más de seis años y todavía sin perspectiva de apertura”, ya que en estos momentos se encuentra en fase de adjudicación las nuevas obras para poder ponerla en funcionamiento.

“Lo cierto es que este proyecto tan importante para un distrito como el Puerto de la Torre ha resultado un verdadero e importante fiasco, que después de 20 años sigue siendo un verdadero problema y un derroche para el bolsillo de los malagueños y malagueñas”, ha sentenciado el edil socialista, que pide al Ejecutivo local “mayor sensibilidad con los residentes de los barrios, y oportunidades para aquellos distritos que se alejan del centro de la ciudad, una zona donde se concentra el mimo del gobierno del Partido Popular en Málaga”.