La ONU a favor de la renta básica universal

La subsecretaria del organismo defendió la propuesta como medida de política pública apta para "enfrentar una de las mayores crisis de la historia"

0

“Un mecanismo necesario para salir de este abismo”

Se sumó un nuevo actor al debate acerca de la implementación de una renta básica universal como medida de política pública para enfrentar una de las mayores crisis económicas y sociales de la historia munidal: la Organización de las Naciones Unidas a través de su subsecretaria general Kanni Wignaraja. En un documento publicado en el portal de la ONU, la srilankesa define a la Renta Básica Universal como “un mecanismo necesario como parte del paquete de medidas económicas que nos ayudará a salir de este abismo“.

Costos fiscales versus costos sociales

La subsecretaria de Naciones Unidas advierte que la desigualdad generada por la crisis económica va a aumentar los conflictos sociales al punto tal de exponer a algunos países a guerras civiles. Al ya conocido argumento de que ningún país puede permitirse el lujo de repartir dinero con regularidad a cada ciudadano, porque crea déficits insostenibles que no pueden ser costeados, la subsecretaria responde: “Si gran parte de toda una generación pierde sus medios de subsistencia y la red de protección, los costos sociales serán insoportables. La inestabilidad económica seguirá al estallido de las tensiones sociales”.

Un nuevo contrato social

Para reequilibrar las desigualdades que existen, en mayor o menor medida, en todos los países del mundo, se debe pensar en una sociedad con un contrato distinto, porque si se logra una mayor equidad “el beneficio que reportaría la estabilidad social sería enorme”, afirma WignarajaLa renta básica universal entra dentro de este esquema porque, para poder costearla, se necesitan repensar cuestiones básicas del funcionamiento de la sociedad. Una carga tributaria justa, un modelo en el que se termine con privatizar las ganancias y socializar las pérdidas y terminar con las subvenciones a combustibles fósiles que impiden un desarrollo sostenible. Todas estas medidas allanarían el camino para conseguir un ingreso básico para toda la población.

Gravar a las grandes fortunas

“Si las primeras 1.000 corporaciones de todo el planeta pagaran una justa cantidad de impuestos, permitiría la distribución de una modesta renta básica universal en todo el mundo. Hay algo que simplemente va mal y no funciona cuando se priva a los gobiernos de los fondos que deberían tener de un modo legítimo para crear un mejor estado“, sentencia la funcionaria en su escrito sobre los argumentos en defensa de la renta básica universal.

Luego, agrega que el impuesto a las grandes fortunas es una idea que trasciende al mundo heterodoxo: la idea de la competencia fiscal se viene tratando desde hace años por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Sin embargo, para lograr imponer este modelo es necesaria una coordinación mundial porque, si un país comienza a gravar grandes fortunas, el capital con alta capacidad de movilidad huirá a aquellos países que no lo hagan.

Renta universal: qué tener en cuenta para implementarla

La ONU entiende que la renta básica universal será difícil de implementar. Más allá de su costo, un factor clave que complica es que tendría que complementar el entramado de programas de asistencia social existentes en los países del mundo y, en este sentido, es importante la regulación para evitar cobrar/pagar una doble prestación.

Otro punto importante es que el monto otorgado debería alcanzar para mantener a una persona con un salario mínimo, de modo tal que, con sus necesidades básicas satisfechas, puedan buscar trabajo para completar sus ingresos.

Por último, si bien va en contra de la característica de universalidad, la ONU deja en claro que hay ejemplos positivos para pensar en vincular la renta a condiciones muy concretas, como vacunas o educación.

Tomado de: https://www.pagina12.com.ar/