Los padres de la pequeña Lucía Vivar entregan 127.000 firmas para la reapertura del caso

0
todos somos lucia

El abogado de los padres de la niña de tres años, Lucía Vivar,  desaparecida en Pizarra en julio de 2017 y cuyo cadáver fue hallado horas después en las vías del tren, tiene previsto presentar la petición de reapertura del caso “en unos 15 días”.

127.000 firmas recogidas digitalmente en change.org y en hojas de papel repartidas por establecimientos y personas particulares. Hoy jueves 2 de julio se ha procedido a su entrega en el registro general de la Ciudad de la Justicia de Málaga.

“Nos han estado enviando firmas hasta hace pocos días y pusimos fecha para entregarlas:  2 de julio. Queremos agradecer a tanta gente de bien que se ha entregado en cuerpo y alma”, asegura Almudena Hidalgo. “Desde el primer día muchísimas personas se volcaron con el caso de nuestra pequeña Lucía. Estamos en deuda de por vida con muchísima gente. Nos han ayudado desde distintos puntos de España e incluso otros países. Además de familiares, amigos, desconocidos y menores que por la edad no podían firmar, pero aun así querían. Cada gesto cuenta”, indica Antonio Vivar.

Lucía Vivar desapareció en la madrugada del 27 de julio de 2017 mientras jugaba con sus primos en la terraza de un restaurante de la estación de Cercanías del municipio donde cenaban sus padres. El cuerpo sin vida de la pequeña era localizado horas más tarde junto a la línea ferroviaria.

La versión oficial que se ha mantenido siempre ha sido la muerte accidental por un golpe en la cabeza tras andar por la noche cerca de las vías y, posteriormente, haber recibido el impacto del tren. Los padres nunca creyeron que Lucía pudiera haber recorrido sola cuatro kilómetros por las vías del tren y ha recogido durante más de un año más de 100.000 firmas que han entregado este jueves en la Ciudad de la Justicia.

Un juzgado de Málaga abrió una causa pero se archivó definitivamente en febrero del pasado año 2019, considerando la Sala que “todo apunta a que el fallecimiento se produjo como consecuencia del impacto que la menor recibió en la cabeza cuando se encontraba posiblemente tumbada entre las vías del tren”, a la vista de las diligencias realizadas, sobre todo el informe de autopsia y la declaración del conductor del tren, quien no vio a ninguna persona sino tan sólo un bulto oscuro.

Para el Tribunal, “la contundencia” de los informes de los médicos forenses del Instituto de Medicina Legal “no permite avalar la tesis” de la acusación particular, aunque considera “comprensible que quienes han perdido a una hija en tan lamentables circunstancias intenten averiguar lo que pudo ocurrir”.

Por otro lado, también confirmó el sobreseimiento de la denuncia presentada por los padres en relación con supuestas negligencias ocurridas desde la desaparición de la niña hasta el momento en el que fue encontrada sin vida con el fin de depurar posibles responsabilidades.

Miles de personas piden “la verdad” sobre el caso de la pequeña Lucía Vivar