El ingreso mínimo vital no llegará puntual a las familias

El ingreso mínimo vital no llegará puntual a las familias, la falta de plantilla y medios en el INSS así lo deja entrever

0

El caos en la gestión de los ERTE puede resultar nimio ante lo que está por venir con el Ingreso Mínimo Vital.

Desde CGT Andalucía auguramos múltiples problemas para la gestión y retribución del Ingreso Mínimo Vital (IMV) ante la dramática situación de falta de personal en el INSS y la falta de medios técnicos y materiales para la plantilla. Algo que afirmamos  que no se va a paliar ni con horas extra ni con externalización del trabajo a TRAGSA, empresa en la que personas, sin experiencia profesional contrastada en materia de seguridad social, están siendo reclutadas para aparentar que se ponen medios extraordinarios para gestionar el IMV,  circunstancia que además nos hace tener serias dudas sobre la protección de datos, las garantías de confidencialidad y custodia que se pueden ofrecer por un servicio externalizado realizado mediante teletrabajo.

La debacle provocada por la destrucción de empleo público en los últimos años va a seguir pasando factura a las personas más necesitadas, esta vez en modo de retrasos en los abonos del IMV, cuestión que en nuestra Comunidad autónoma se va a agudizar si, como todo apunta, la Junta de Andalucía deja de aplicar la Renta Mínima de Inserción.

Para CGT Andalucía, que defiende la Renta Básica de las Iguales, el ingreso mínimo vital no va a dejar de ser un parche necesario en la situación social actual, que se va a ver envenenado por las carencias de plantilla y medios en la Administración Pública, que ya, actualmente, mantiene gran retraso en la gestión de nuevas solicitudes del conjunto de las prestaciones correspondientes al INSS (jubilaciones, incapacidades…) asimismo, calificamos como inmoral que mientras una parte importante del funcionariado está en casa sin poder trabajar por falta de medios, evidenciándose aquí también la brecha digital, la Administración plantee como solución que quienes cuentan con medios propios en sus hogares realicen horas extras para  intentar minimizar el impacto de su desastrosa gestión.

La solución para garantizar el pago del IMV y del resto de prestaciones por el INSS pasa por la contratación de personal interino en tanto en cuanto se cubren la multitud de vacantes existentes mediante una OEP y por la dotación de medios técnicos (ordenadores, escritorios virtuales, teléfonos…) para que el 100% de la reducida plantilla del INSS pueda realizar su jornada habitual, ya sea desde las oficinas o desde sus domicilios, en tanto en cuanto se da por concluida la pandemia. Esta solución parece que no entra en los planes del Gobierno.

Ante la situación que se prevé, desde CGT se está realizando un llamamiento a toda la ciudadanía para que el 30 de junio salgamos a la calle en todo el país, realizando concentraciones ante Organismos públicos del Estado exigiendo Ofertas de Empleo Público para paliar las carencias de personal en las administraciones, nacionalización de servicios públicos esenciales privatizados, prohibición de los despidos,  Renta Básica de las iguales, Igualdad Real…