Counseling de pareja: el problema es el problema. Casaleiz Psicología Málaga

El counseling de pareja es un camino que puede durar desde una reunión hasta un número ilimitado de reuniones (acordadas) y tiene como objetivo ayudar a la pareja en caso de crisis relacionada con eventos de la vida (duelos, nacimientos, matrimonio y convivencia, transferencia, cambio de trabajo, enfermedades …)

El problema es …

 

“… lo que él / ella hace …”

“… lo que él / ella dice …”

Más o menos los encuentros de la pareja, en primera instancia, son un momento para descargar las frustraciones acumuladas y aprovechar la oportunidad para desahogar emociones y pensamientos con respecto a la relación. La forma adoptada es, a menudo, la crítica y la acusación del otro.

Por qué el otro es criticado

La crítica puede tener una función protectora de las propias convicciones y de la propia integridad. Poder comunicar que El/Ella tiene la culpa, permite descargar parte de las propias o la totalidad de las responsabilidades. La crítica ofrece, aparentemente, un rostro y un nombre al problema porque el problema es el/ella que, con su comportamiento, causa dificultades y fricciones en la pareja.

El problema es el problema

 

David Epston, un sabio exponente de la terapia narrativa, utiliza este útil aforismo clarificador:

El problema no es la persona, el problema es el problema.

¿Qué significa eso?

Epston tiene la intención de recordar que el problema es algo que va más allá de la persona, que es un medio a través del cual ocurre el problema. El problema va más allá de la relación de pareja porque la relación es un medio a través del cual se presenta el problema.

¿Entonces, cuál es el problema?

La respuesta es: ¡el problema son todos los problemas posibles!

Es decir, cualquier aspecto de la relación, de las personas, del comportamiento que causa dificultades puede definirse como un problema.

Una pareja podría reconocer el problema en la falta de comunicación, en una sexualidad demasiado o muy poco frecuente, en el poco tiempo para dedicar, en asuntos económicos …

El problema no es la pareja que gasta demasiado, que no siente deseo sexual, que habla poco … el problema es gastar demasiado, la falta de deseo sexual, la cuestión económica.

El problema es la forma en que ambos viven y se enfrentan a gastar demasiado, la falta de deseo sexual, la cuestión económica. El problema, en lugar de ser interno para la persona se vuelve externo, observable, solucionable.

Dale un nombre al problema

 

Dar un nombre al problema significa definir o esbozar, limitar la dificultad de la pareja. Imagínate que para una pareja el problema es el momento de estar juntos.

El punto de partida es explorar cómo y cuándo surge el problema del tiempo para estar juntos, cómo intentamos resolverlo, qué funcionó y qué no, qué estás dispuesto a tratar de hacer y qué sería útil poner en juego para tener éxito.

Cuando el nombre es diferente

¡En el asesoramiento en pareja, no se dice que el nombre que da a una persona es el que da a la otra!

Sí, puede suceder que un compañero diga que el problema es el momento de estar juntos y el otro que el problema es que no tiene tiempo para sí mismo. ¡Oh, oh! ¿Y ahora qué?

Hay más posibilidades. Puede trabajar al mismo tiempo con los dos problemas diferentes mediante la comprensión de las razones detrás de las solicitudes y hacer que su mundo perceptivo y las necesidades sean más accesibles para su pareja. En este caso, la dirección que se toma es superar la dicotomía inicial y reconocer que está impulsada por un sistema de valores. La pareja puede descubrir que las comparten y, por lo tanto, que las soluciones son compatibles, o no.

Se puede trabajar con el elemento común: en este ejemplo, el tiempo. ¿Qué significa tiempo para los miembros de la pareja? ¿Cómo creen que se debe vivir? ¿Cómo influyen sus historias individuales en su idea de cómo se debe vivir el tiempo? Una vez más, la dirección son los valores individuales y su eventual reparto de pareja para co-crear una forma de vivir.

O puedes trabajar con desacuerdo. ¿El desacuerdo con el problema del tiempo, también ocurre en otras áreas de sus vidas? ¿Cuál? En este caso, el trabajo cambia al problema jerárquicamente “más alto”.

Para estar junto o para separarse

El camino de pareja no tiene un final predeterminado. El propósito siempre estará determinado por la pareja, por lo que emerge en los intercambios, por la nueva conciencia que puede invitarlos a reconstruir y restaurar el estilo de la pareja o cerrar una relación en la que se prolonga los desencuentros.

La atención se centra en el respeto por la historia del otro y sus puntos de vista.

La terapia de pareja requiere coraje, aceptación, disposición para escuchar. Estoy de acuerdo, no es para todos. Pero quién lo hace … se brinda una valiosa oportunidad para el crecimiento personal y relacional.

¿Crees que un Counseling de pareja podría ser útil para ti?

Escríbeme a [email protected]

644 299 079