El sector industrial tras el Covid-19 hace un gran esfuerzo por recuperar la economía

Las consecuencias del Estado de Alarma generado por la lucha contra el Covid-19 comienza a sentirse en los distintos sectores comerciales, entre los que se encuentran los trabajos de construcción industrial, que también tuvo que paralizar las obras y que ahora hace un gran esfuerzo por retomar el ritmo. Siendo éste uno de los sectores menos afectados, las expectativas están puestas en las construcciones y reformas como método para superar el desequilibrio económico que se está generando por la imposibilidad de reactivar otros sectores como el turismo.

0

Entre escasez de recursos y confinamiento

Solo en momentos de crisis salen a relucir las debilidades de los distintos sectores comerciales. En el caso de la construcción industrial, uno de los mayores problemas que está tratando de superar en estos momentos es la reposición de material, ya que gran parte de los recursos utilizados provienen de la importación, lo que ha demostrado una gran dependencia de la producción extranjera para garantizar la estabilidad de la industria nacional. El lado positivo es que ésta no es razón suficiente para no arrancar, así, nos encontramos con compañías como la empresa de construccion industrial Lovicon, que ante la reapertura progresiva del sector industrial está retomando sus actividades con el objetivo de recuperar el ritmo de trabajo en el menor tiempo posible.

Como consecuencia de la caída del turismo en España, el cual es uno de los sectores más importantes para la economía del país, la rama de la construcción industrial se presenta como principal actividad comercial para impulsar la economía nacional y lograr la recuperación tras el impacto del Covid-19. Las propuestas apuntan a incentivar la demanda local en los próximos meses para lograr una reactivación de la economía con la construcción de edificaciones sostenibles y que cumplan con los nuevos estándares sanitarios, sobre todo, en los casos de espacios en los que confluyen muchas personas al mismo tiempo.

Aunque el impacto económico del paro de las obras durante los días de confinamiento todavía no ha sido calculado, queda la esperanza de poder rescatar los días de trabajo perdidos e impulsar el sector para que ayude a la recuperación económica del país. Se trata de un proceso de colaboración entre el sector industrial y las medidas estatales, ya que es fundamental que se aporten ciertas iniciativas económicas que hagan viable la inversión en la construcción y rehabilitación de edificios, mediante productos financieros atractivos que llamen la atención de los inversionistas.

Inversión sostenible en infraestructuras: una forma de impulsar el sector de la construcción

Una de las propuestas que se han estado escuchando para incentivar el sector de la construcción industrial es el “lanzamiento de un programa de inversión sostenible en infraestructuras y viviendas públicas” con el objetivo de crear edificaciones que estén pensadas para optimizar el consumo de los recursos naturales. En este sentido, algunos de los ejemplos de construcción y reforma industrial de Lovicon son reflejo de obras, tanto de construcción como de rehabilitación, en las que se pueden implementar los recursos necesarios para incorporar sistemas de eficiencia energética y otros métodos que garanticen una inversión sostenible.

La propuesta está orientada a estimular la construcción de infraestructuras a largo plazo y no solo limitarse a obras “express” para solventar los problemas económicos. Por lo que el esfuerzo de las empresas de construcción en estos momentos debe estar orientada a la creación de proyectos con una propuesta sostenible y atractiva que logre atraer la atención de los inversionistas del sector.

Se trata de una pandemia que nos ha dejado mucha reflexión en cuanto al estilo de vida moderno y sobre cómo podemos optimizar los recursos para crear ambientes que no representen ningún tipo de riesgo. Todo parece apuntar a que debemos optar por una nueva forma de vida donde las distancias prudenciales garanticen la seguridad de las personas, lo que en el sector de la construcción se traduce en crear mayor cantidad de urbanizaciones, con un espacio entre las viviendas más amplio y con extensas zonas al aire libre que permita que las personas puedan realizar sus actividades evitando las aglomeraciones.

La construcción industrial parece tener muchas oportunidades para seguir aportando a la economía nacional. Lo importante es que se piense en las necesidades reales a las que nos debemos adaptar para que las empresas presenten proyectos sostenibles, con construcciones que ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas y que estimule la desconcentración en las grandes ciudades, con la creación de nuevos espacios con parques, urbanizaciones, centros comerciales, entre otros lugares de recreo a las afueras de las grandes ciudades.

La rehabilitación de los espacios será clave en el proceso de reactivación

El sector de la construcción industrial está jugando un papel fundamental en la adaptación de las ciudades a un nuevo concepto de normalidad, sobre todo, en aquellas que tienen un alto nivel de población. Por lo que es probable que se deba dar prioridad a los proyectos de urbanismos y reformas de espacios comunes que permitan el disfrute evitando aglomeraciones de personas. La creación de ciclovías, la rehabilitación de plazas, parques y espacios abiertos en las comunidades, serán esenciales para ofrecer zonas de recreo para las personas sin poner en riesgo la salud.

De la misma manera, se estima que la demanda de proyectos de reformas en los negocios de hostelería y restauración comenzarán a incrementar en un alto porcentaje, ya que muchos necesitarán reacondicionar los espacios para poder ofrecer una zona segura que permita que todos los clientes que frecuentan el sitio se encuentren a la distancia recomendada y, que puedan disfrutar de las instalaciones conservando las medidas de prevención establecidas.

Es momento de empezar a crear edificaciones más eficientes y de buscar soluciones efectivas para las infraestructuras actuales, por lo que la inversión en el área de la construcción representa una prioridad para el sector productivo. Con el objetivo de poder reactivar los sectores comerciales más afectados, en un primer momento es fundamental pensar en la rehabilitación de los edificios y las reformas apropiadas que garanticen la seguridad y el bienestar de todos los individuos, aspecto fundamental para que el motor turístico pueda reavivar sus actividades lo antes posible.