No prorrogar el estado de alarma dejaría tiradas a la mayoría de las familias

La falta de unidad y diálogo de la oposición con el Gobierno podría provocar que no se prorrogará el estado de alarma, pero además un posible rebrote del virus en la población.

0

¿Qué pasaría si el Congreso no aprueba una nueva prórroga? Medidas como los ERTE, aplazamientos de cuotas o moratoria hipotecaria decaerían y lo pagarían muchas familias en situación crítica

Desde el pasado 16 de marzo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha logrado sacar adelante todas las propuestas de prórroga del estado de alarma necesarias para llevar a cabo el confinamiento con el que se ha reducido la tasa de contagio al 0,5% diario. Pero muchos de nuestros lectores se preguntarán ¿cuáles serían las consecuencias si el estado de alarma no se prorrogará?

Los derechos y limitaciones que hasta hora están en vigor dejarían de existir, ya que no sería el mando único el que gestionará el plan de desescalada, serían las comunidades autónomas las encargadas de llevar el control de la pandemia en sus respectivos territorios. Esto puede suponer un riesgo porque hay comunidades que no tienen ningún plan de desalada y estarían obligadas a improvisar.

En este sentido, tomando en consideración que el Gobierno de coalición ha venido aprobando una serie de medidas sociales, económicas y laborales bajo el amparo de este estado de alarma, la no extensión del mismo provocaría que varios de estos paquetes de medidas de carácter económico y social decayeran.

Uno de los puntos más destacados y que afectaría directamente a las familias y personas más vulnerables sería el de la imposibilidad de evitar los cortes de los suministros energéticos y de agua que el Gobierno prohibió durante este periodo.

Por otra parte, en relación a la moratoria hipotecaria y ayudas al alquiler -que en este último caso, según anunció Pablo Iglesias, beneficiarían a 500.000 familias vulnerables-, también quedarían sin efecto; igual que el sistema de microcréditos públicos, sin comisiones ni interés, que disponen todas las personas en situación de vulnerabilidad para poder hacer frente al pago del alquiler de su vivienda habitual.

Asimismo, los grandes tenedores o fondos de inversión ya no tendrían que realizar una quita del 50% o la reestructuración de la deuda en 3 años y dejaría de tener efecto la moratoria de tres meses en el pago de hipoteca para aquellas personas que hayan perdido su empleo o hayan visto reducidos sus ingresos como consecuencia de la pandemia.

Consecuencias anunciadas

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ya advirtió este domingo de las consecuencias de que no se produzca esta prórroga: «Muchas de las medidas decaen si decae el estado de alarma. En mi ámbito, por ejemplo, el pago de tributos».

Cabe señalar que el decreto apunta que las medidas aprobadas el pasado 31 de marzo «con carácter general» mantendrán su vigencia hasta un mes después del fin de la vigencia de la declaración del estado de alarma, salvo las que tienen un plazo determinado de duración, que se sujetarán al mismo. En este sentido, se verían afectados tanto el pago fraccionado de las pymes y autónomos -porque se descuentan sobre los días del estado de alarma-, así como los ERTE, que ya no se serían de fuerza mayor.

Además, si esta prórroga no saliese adelante, haría que las autonomías recuperaran las competencias en materia de Sanidad o Interior, por lo que las restricciones de movilidad dejarían de estar vigentes.