La paralización de hoteles y restaurantes desencadena el aumento de ERTE’s en la ganadería, agricultura y pesca malagueña

0
CCOO

Son datos del informe estadístico de la Junta de Andalucía sobre la evolución de los ERTE’s en la segunda quincena de cuarentena, un informe que no refleja al completo la paralización económica, dado que obvia otras situaciones que han quedado fuera de la protección de esos expedientes de regulación.

La Junta de Andalucía ha dado a conocer el segundo informe estadístico sobre la evolución de los ERTE’s en nuestra región durante la segunda quincena de cuarentena. Se trata de un documento del que CCOO quiere destacar los siguientes datos de interés referidos a la provincia de Málaga:

  • El efecto en la paralización de la actividad hotelera y de restauración se ha dejado notar en la producción y elaboración de productos derivados del campo, de la pesca y de la ganadería. En estos sectores los ERTE’s han aumentado un 163% respecto a la primera quincena. Esto supone que las personas afectadas por los expedientes de regulación han aumentado desde las 1.020 originales hasta alcanzar las 2.687 personas. Los sectores de panaderías y pesca han sido los más afectados. 
  • El textil malagueño ha incrementado los ERTE’s en un 102% hasta alcanzar a  673 personas trabajadoras.
  • El sector de la construcción, segundo gran motor económico de la provincia, no está funcionando al 100% de su actividad a pesar del levantamiento del confinamiento para los trabajadores de este sector. La cifra de personas sometidas a ERTE’s en este sector ha aumentado un 100% al pasar de 3.700 a más de 7.300 personas trabajadores  que a día de hoy tienen paradas sus empresas de manera temporal.
  • La paralización del comercio no solo se mantiene sino que ha aumentado un 50% en la segunda quincena de confinamiento, alcanzando más de 24.000 personas sujetas a ERTE’s. Probablemente relacionado con esa situación, se detecta también un incremento en la paralización de la logística y el transporte en un 73%. Dicha paralización afecta fundamentalmente al transporte marítimo y de logística. Nos referimos a empresas con domicilio fiscal en nuestra provincia, no están contempladas las empresas de ámbito nacional que operan fundamentalmente en el aeropuerto o puerto de Málaga.
  • El sector de los alojamientos turísticos y hoteles ha incrementado su cierre en un 35%. Ya son 43.500 personas las incluidas en estos ERTE’s.
  • Los medios de comunicación, prensa, televisiones, producciones audiovisuales también han incrementado  la paralización de actividad en un 80% hasta alcanzar la cifra de 719 personas.
  • Se aprecia asimismo una gran subida en la congelación de la actividad del sector financiero, de oficinas, despachos y consultorías. Concretamente la inactividad a aumentado un 62% hasta alcanzar las 9.034 personas.
  • También la educación ha incrementado su paralización, en un 103%. Este crecimiento se debe sobre todo al cierre de los centros de español para extranjeros, que agrupa gran parte de los ERTE’s aprobados en este ámbito, aunque también es destacable el aumento de los expedientes de regulación en las Escuelas Infantiles, con 25 empresas cerradas.
  • Y para finalizar, la sanidad ha incrementado la paralización de actividad un 56%, siendo ya  4.576 las personas afectadas. Este incremento viene ocasionado fundamentalmente por la paralización de la actividad no urgente en los hospitales privados, así como el cierre de numerosas clínicas privadas de todo tipo pero sobre todo odontológicas.

En el lado positivo de la balanza vemos que en 11 sectores se han reducido la aplicación de los ERTEs en un 55%, liderados por empresas de electrónica, residencias de mayores, empresas contratadas por administraciones públicas, entre los más destacados. Eso supone que son 3.180 personas las que han reanudado su relación laboral con las empresas.

La realidad no incluida en los ERTE’s 

El Secretario General de CCOO en Málaga, Fernando Cubillo, alerta de que existe la otra cara de la moneda: la saturación de la inspección de trabajo, que apenas puede realizar visitas o comprobación de irregularidades en los ERTE’s aplicados por las empresas y la saturación que también se observa en la inspección sanitaria, que debería visitar, requerir y ordenar la aplicación de las medidas sanitarias, de obligado cumplimiento en base a los Reales Decretos.

Según el dirigente sindical la consecuencia de esa saturación es que muchas personas trabajadoras han finalizado su actividad sin quedar amparados por un ERTE. Se trata de finalizaciones de contratos fundamentalmente de obra o servicio o por acumulación de tareas, dándose situaciones como algunas empresas de construcción que han realizado despidos dando por finalizada una obra que aún está en proceso.

Otro grupo de personas, a pesar de figurar como activos en alta de seguridad social, en realidad han llegado a acuerdos de disfrute de vacaciones, evitando la aplicación de ERTE’s parciales por reducción de jornada o incluso para el conjunto de la plantilla.

Cubillo manifiesta que por todo ello, la paralización de la actividad económica no se puede ver reflejada exclusivamente en los datos estadísticos de los ERTEs presentados, que sí que son un reflejo importante, pero no exclusivo de los efectos nocivos que la pandemia ha generado en la actividad económica de nuestra provincia.  

Si bien el estado español y los servicios públicos actúan como protectores frente a las circunstancias económicas derivadas de la pandemia bajo el paraguas de los ERTE’s, hay un grupo considerable de trabajadores que están fuera de esa protección y soportando carencias económicas importantes, así como incertidumbres en su futuro laboral y social a corto plazo. 

CCOO destaca la necesidad urgente de dotar de cobertura a esta otra población con “menos derechos”, bien de manera inmediata con ayudas alimentarias, o bien a corto plazo con una renta de supervivencia que los proteja hasta que la reactivación económica los vuelva a incorporar al trabajo y tengan un medio para subsistir.