El cambio climático incendia Australia

El calentamiento global observado está creando las condiciones para la generación de incendios intensos como los que se están produciendo en Australia desde septiembre.

0

Por Jérôme Duval

A principios de 2019, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) nos recordó que los años 2015, 2016, 2017 y 2018 habían sido los cuatro años más cálidos de los que se tenía constancia… y que 2019 parecía continuar la tendencia. Y de hecho, en 2019, las temperaturas rompieron récords de calor en junio, julio y octubre, los meses más cálidos jamás registrados en el planeta. Sin embargo, la inercia política no permite ninguna mejora significativa, a pesar de la duplicación de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) desde 1980, que ya han provocado un aumento de las temperaturas medias mundiales de al menos 0,7°C. El calentamiento global observado está creando las condiciones para la generación de incendios intensos como los que se están produciendo en Australia desde septiembre.

A principios de 2020, mientras los incendios queman hayas de más de 3.000 años de antigüedad en los bosques subtropicales más antiguos del mundo a lo largo de la costa sudeste de Australia, investigadores de la Universidad de Sydney estimaron recientemente que cerca de 480 millones de mamíferos, aves y reptiles ya han sido asesinados, heridos o forzados a huir de las llamas. Esta estimación ha sido revisada al alza hasta un estimado de mil millones de animales que pueden haber perdido la vida.

Una temprana sequía que secó los arbustos y bosques australianos, fuertes vientos y olas de calor inusuales desde octubre, son todos factores debidos a la alteración climática que causó estos devastadores incendios. De hecho, según la Oficina de Meteorología, 2019 fue el año más seco y caluroso registrado en Australia. En comparación con el período 1961-1990, la media nacional de precipitaciones para 2019 fue un 40% menor y la temperatura media de Australia fue 1,52°C más alta, superando el récord anterior de +1,33°C en 2013. El 18 de diciembre, el país experimentó su día más cálido con una temperatura media máxima de 41,9°C.

En comparación con el período 1961-1990, la media nacional de precipitaciones para 2019 fue un 40% menor y la temperatura media fue 1,52°C más alta

Mientras tanto, en medio de las llamas, el Gobierno se está estancando y el viceprimer ministro Michael McCormack, para quien el cambio climático es solo una preocupación de los «locos urbanos de izquierda», puso el desastre en perspectiva al declarar en noviembre: «Hemos tenido incendios en Australia desde el principio de los tiempos». Pero el descontento de la población está en su punto más alto ante un gobierno inaudible que considera incompetente, incluso contraproducente. El primer ministro Scott Morrison, climatoescéptico, tendrá que acortar sus vacaciones en Hawai, mientras los gases tóxicos asfixian al país para poder visitar finalmente a los bomberos del bush australiano el 22 de diciembre. El 4 de enero, anunció la convocatoria de 3.000 reservistas del ejército para ayudar a los exhaustos bomberos voluntarios, de los cuales al menos tres perdieron la vida combatiendo las llamas. Probablemente se trata de una acción tardía de un hombre firme partidario de la lucrativa industria minera australiana, que representa el 70% de las exportaciones nacionales y el 7% de las emisiones mundiales de carbono (Australia es el mayor exportador de carbón del mundo). Además, una coalición de 26 exlíderes voluntarios de la brigada de bomberos todavía no han recibido una respuesta a la carta que le enviaron en mayo del año pasado pidiendo una cita para explicar la gravedad de la amenaza de incendios. Ahora afirman que está sucediendo exactamente lo que temían.
Un poder político despreocupado que parece ser sorprendido con la guardia baja. Sin embargo, hace doce años, un estudio independiente encargado por el Gobierno australiano, publicado en 2008 y actualizado en 2011, señaló que las emisiones de dióxido de carbono, si no se reducían, tendrían un impacto significativo y costoso en la agricultura, la infraestructura, la biodiversidad y los ecosistemas de Australia. Liderado por el economista Ross Garnaut, el informe, que evalúa el impacto del cambio climático en la economía australiana, advirtió: «Las temporadas de incendios comenzarán más temprano, terminarán un poco más tarde y serán más intensas en general. Este efecto aumentará con el tiempo, pero debería ser directamente observable ya en 2020». La frase es tan premonitoria que te deja sin aliento. Los incendios, que se han venido produciendo desde septiembre, comenzaron un mes antes del inicio de la temporada oficial de incendios en Australia (de octubre a finales de marzo). Sin embargo, es evidente que este informe no ha tenido el impacto esperado en cuanto a influir en la política gubernamental sobre el cambio climático. Una superficie de más de diez millones de hectáreas, más de tres veces el tamaño de Bélgica, ya se ha reducido a cenizas matando al menos a 26 personas.

Cuando tres incendios en la frontera de los Estados más afectados de Nueva Gales del Sur y Victoria, en el sudeste del país, se unieron finalmente para formar un gigantesco incendio de 600.000 hectáreas, miles de personas salieron a las calles el 10 de enero para condenar el catastrófico manejo de esta crisis sin precedentes y exigir la dimisión de Scott Morrison al frente de la coalición conservadora gobernante.

Incluso antes de estos dramáticos acontecimientos, el informe de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES), el equivalente del IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change) para la biodiversidad, advirtió: «los bosques tropicales con alta biodiversidad siguen disminuyendo y la superficie forestal mundial es ahora de alrededor del 68% de su nivel preindustrial estimado». Datos que tendrán que ser actualizados y que darán una flecha adicional al arco del movimiento por la justicia climática. La primavera social de Australia promete ser subversiva.