La población que reside en España supera los 47 millones gracias a la inmigración

La población de nacionalidad española se ha reducido en 19.737 personas.

0

El dato del INE sobre la población residente en España indica que ya somos 47.100.396 habitantes. Es el dato en el primer semestre de 2019 que facilita Estadística. Supone un aumento de más de cien mil personas gracias especialmente a la población inmigrante. 

La población residente en España aumentó en 163.336 personas en el primer semestre de 2019 lo que situó en 47.100.396 el número total de habitantes, debido, fundamentalmente, a la llegada de inmigrantes.

Y es que ese aumento es resultado de un saldo migratorio positivo de 209.097 personassuficiente para compensar el saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) negativo de 45.002, según las Cifras de Población (CP) y la Estadística de Migraciones (EM) difundidas este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Entre enero y junio de 2019, la población creció en trece comunidades autónomas y se redujo en cuatro, así como en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Si se desglosan los datos, en el primer semestre de 2019 murieron 214.218 personas y apenas se registraron 169.216 nacimientos. 

Esos datos arrojaron un saldo negativo de 45.002 personas, que se vio compensado con un saldo migratorio positivo de 209.097 resultado de la llegada de 348.625 personas procedentes del extranjero y la salida de 139.528 habitantes (españoles y extranjeros). Se trata del saldo migratorio más elevado registrado en un semestre desde 2008, primer año del que hay datos.

Es decir, que el crecimiento de la población del país -que se mantiene desde 2015- se debió al incremento de la población extranjera, ya que la de española se redujo.

Así, entre enero y junio de 2019, el número de extranjeros aumentó en 183.073 hasta los 5.023.279 debido, en gran medida, al saldo migratorio positivo de 205.678 personas.

Por el contrario, la población de nacionalidad española se redujo en 19.737 personas debido a que el saldo vegetativo negativo, de 67.195 personas, no fue compensado por la suma del saldo migratorio positivo (3.419) y de las adquisiciones de nacionalidad española (44.654 personas). Y si nos ceñimos a los españoles nacidos en España, esta población se redujo en 63.447 personas en la primera mitad de 2019.

Por nacionalidades, los mayores incrementos se dieron en la población colombiana (27.920 personas más), venezolana (24.238) y marroquí (20.627) mientras solo se redujo la población de Ecuador (1.651) y de Rumanía (964).

No obstante, porcentualmente aumentaron más los procedentes de Venezuela (18,1 %), Honduras (15,4 %) y Colombia (14 %) y se redujeron los de Ecuador (1,2 %), Rumanía (0,1 %) y Bulgaria (0,1 %).

Entre enero y junio del pasado año, 348.625 personas procedentes del extranjero establecieron su residencia en España (un 21,8 % más que un año antes), mientras que 139.528 personas abandonaron el país con destino a algún lugar extranjero (un 17,5 % menos).

El número de inmigrantes extranjeros alcanza su valor más alto para un primer semestre desde 2009, mientras que el de emigrantes es el más bajo desde el inicio de la serie homogénea, en 2008.

Las principales nacionalidades de los inmigrantes extranjeros fueron la marroquí (34.885 llegadas), colombiana (34.433) y venezolana (26.202).

Por su parte, las nacionalidades de emigrantes más numerosas fueron la rumana (16.525 salidas), la marroquí (9.396) y la británica (6.049), que son las tres nacionalidades más numerosas entre la población extranjera residente.