CCOO denuncia que continúan y se agravan los problemas sanitarios de Málaga con el PP

El Sindicato ha presentado un informe que recoge el balance del año en cuanto a la situación de la sanidad pública malagueña.

0

Con el nuevo Gobierno del PP en la Junta de Andalucía los problemas sanitarios han empeorado en todo.

Faltan más camas, las listas de espera son mayores, crecen las agresiones a los profesionales sanitarios y se han recortado las contrataciones.

Todo esto tiene consecuencias: deterioro del servicio que se ofrece a la ciudadanía y malestar dela plantilla.

Ante ello, CCOO exige al Gobierno andaluz que aumente la inversión presupuestaria y además propone una batería de propuestas a corto, medio y largo plazo.

El secretario general de CCOO de Málaga, Fernando Cubillo, y el secretario general del Sindicato de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Málaga, Rafael González, han criticado esta mañanala política que está realizando en nuestra provincia la Junta de Andalucía en la sanidad pública, y en concreto el Servicio Andaluz de Salud (SAS). En este sentido, Cubillo ha instado al Gobierno andaluz a que debe de haber para el año 202 un aumento presupuestario en la sanidad pública malagueña para hacer frente al aumento de las listas de espera y a las agresiones a las plantillas. Debe de dar las partidas económicas para dar solución a tantos problemas que padece este servicio y ello tiene que estar unido a un aumento de la contratación, y que ésta además sea estable. A su vez, ha afirmado que “el mayor dolor que siente una persona que está en lista de espera es no saber cuándo va a ser tratada”. 

Por su parte, Rafael González ha manifestado “los hospitales malagueños se encuentran colapsados y hay un deterioro claro de la asistencia que se presta a la ciudadanía”. También ha recordado que en 2018 la Consejería de Salud del anterior Gobierno andaluz estuvo receptiva a las peticiones de CCOO, y fue entonces cuando se anunció la licitación del proyecto del megahospital. En este punto cambió de signo político dicha consejería y los problemas continúan y lo que es peor, se han agravado. 

El citado informe de CCOO arroja cifras muy graves. Empezando por la falta de camas, durante los últimos siete años Málaga ha perdido 197 camas hospitalarias, y además es la peor provincia de Andalucía y está muy distante de la media nacional. Málaga necesita 632 camas para alcanzar la ratio andaluza de camas por habitantes y 739 camas hospitalarias para alcanzar la media española. Sin embargo, nuestra provincia es la que cuenta con una mayor dotación de camas hospitalarias privadas, concretamente el 36,87% del total de camas privadas de Andalucía, frente al 15,95% de camas públicas.

Respecto al empleo, Málaga también es la provincia andaluza que más empleo en la sanidad pública ha perdido de toda Andalucía. La cifra es de 1.893 plazas perdidas, que supone un 20,41% de todas las plazas de todas las categorías de la sanidad pública en Andalucía.

La política de personal del SAS que cambió en 2017, donde se produjo una contratación aceptable para sustituciones llevó consigo una reducción en el número de camas cerradas en nuestra provincia. En 2019 se ha vuelto a aumentar el número de camas cerradas hasta alcanzar el 19,40% del total de camas hospitalarias, un 5% más que durante el verano 2018. 

Otro de los datos muy interesantes que aporta el informe de CCOO trata sobre la externalización de pruebas complementarias de laboratorio. Al respecto, esta organización sindical afirma que durante este año se han externalizado pruebas de este tipo por valor de 315.000 euros al mes. Sin embargo, por la política de personal las plantillas en los laboratorios de los Hospitales Clínico y Regional se han reducido un 22,22% y 40,33% respectivamente.

La situación de las listas de espera se ha agravado encontrándose en un estado muy grave. Andalucía es la comunidad autónoma con mayor lista de espera de España, lo que supone que Málaga es de las últimas, si no la última provincia del país en este concepto. 

Como consecuencia de todo ello, las agresiones a los profesionales sanitarios, tanto físicas como verbales, están en aumento y hay una gran falta de dotación en recursos preventivos con respecto a otras provincias andaluzas. 

Los líderes sindicales han presentado varias propuestas, entre las que  destaca la realización de un plan de choque consistente, por un lado en la reapertura urgente de todas las plantas cerradas en la actualidad en los hospitales malagueños, y utilización al 100% de las nuevas infraestructuras sanitarias de la provincia de Málaga. Es además conveniente  hacer una remodelación del Pabellón 1 del Hospital Marítimo. Para CCOO es indispensable que se cambie la política de personal del SAS, sustituyendo al personas que se ausente por bajas, vacaciones, permisos reglamentarios, etc. Todasestos puestos de trabajo deben estar cubiertos para una adecuada atención a las personas en tratamiento  a lo largo de todo el año. 

El sindicato también considera imprescindible el crecimiento por encima de la tasa de reposición para poder recuperar los 1.893 puestos de trabajo perdidos en la sanidad pública en los últimos  años. En la actualidad los centros sanitarios de nuestra provincia existe un 20,41% menos de profesionales sanitarios públicos que en 2009, llevando a cabo la misma labor asistencial con una población más envejecida. Desde CCOO proponemos aumentar el 33% anual durante los próximos tres años, unas 750 nuevas plazas anuales y valorar a partir de ahí las nuevas necesidades.

Esta organización sindical también propone una reordenación de la asistencia sanitaria especializada con la construcción de un hospital en el entorno del Hospital Civil-Hospital Materno Infantil, la reconversión del actual Hospital General (Pabellones A y B) en un Hospital Comunitario y la construcción en la zona este de Málaga un Chare.

Finalmente, como medidas provisionales, CCOO exige al SAS que mientras se realizan las citadas actuaciones, se cubran siempre todas las bajas, sustituciones, etc., se realice un aumento de la contratación por encima de la tasa de reposición y se aumente el número de camas disponibles.