La prisión provisional en entredicho: el caso de Sandro Rosell

0

¿Se imagina pasar 22 meses en la cárcel a la espera de juicio para finalmente ser absuelto? ¿Vivir más de 600 días entre rejas sin una sentencia firme que pruebe su culpabilidad? Este fue el tiempo que permaneció Sandro Rosell, expresidente del FC Barcelona, en prisión provisional sin una resolución judicial. Su caso, especialmente sonado por la relevancia mediática del personaje, ha reabierto el debate en España sobre esta medida cautelar tan polémica.

La prisión preventiva se utiliza, fundamentalmente, en casos donde la persona acusada puede huir, seguir cometiendo delitos o destruir pruebas incriminatorias. El problema surge a raíz de la demora excesiva que alcanzan estos procesos judiciales y, como en el caso de Sandro Rosell, se puede llegar a tener una persona declarada inocente durante casi dos años en prisión. Con lo que ello supone.

Para arrojar algo de luz sobre esta medida cautelar y tratar de comprender si se puede llegar a decretar de forma abusiva o injustificada está Arturo González, abogado penalista en Dexia Abogados, que expone lo siguiente: “Si no existen indicios racionales de que un sujeto haya cometido un delito no debe de aplicarse la prisión provisional. Existen otras medidas mucho menos gravosas que pueden ser aplicables si existen unos mínimos indicios; hablamos de medidas menos restrictivas de derechos”.

Sin embargo, González sitúa el problema en otro frente: lo lentos que son estos procedimientos. “El hecho de que la Ley de Enjuiciamiento Criminal no contemple plazos más cortos para la instrucción de procedimientos es una de las causas que más se están reclamando por parte de los profesionales para que sea revisada y modificada”, explica inicialmente.

A continuación añade que “el hecho de que una persona esté privada de uno de los Derechos Fundamentales más importantes (si no el que más) de nuestro ordenamiento jurídico debido a que se está instruyendo una causa es algo que no debe permitirse; y menos que esta instrucción pueda llegar a durar dos años, como ocurre en este caso”. No obstante, hay que aclarar que el tiempo que el instruido pasa en prisión provisional se restará de la condena que hipotéticamente le fuera impuesta.

Compensación económica

Especialmente llamativo era el hecho de que Sandro Rosell no fuera a recibir ningún tipo de compensación económica por su estancia en la prisión de Soto del Real. Sin embargo, a raíz de la sentencia del Tribunal Constitucional de 19 de junio de 2019 los presos preventivos que finalmente queden absueltos podrán recibir indemnización sin importar las causas de la absolución.

Este hecho ha cambiado ya que anteriormente solo la obtendrían en caso de que la absolución lo fuera por inexistencia del hecho imputado o que, por esta misma causa, hubiera sido absuelto. Gracias a este cambio en la ley, que tiene efectos desde su publicación en el BOE de 25 de junio de 2019, Rosell tendrá derecho a ser indemnizado por el Estado al estar en prisión preventiva 630 días.