En el centro de América, ‘con olor a vida’

El corazón del hondureño es noble y sus manos trabajadoras, su piel se curte con el sol y su sonrisa se mezcla con su mirada.

0

Por Martín Osorio.

En América Latina nos caracterizamos por la diversidad que tenemos, tanto en lo cultural, étnico, artístico “ADN” que llevamos en la sangre por lo tanto hay una riqueza cultural y étnica.

En el centro de América se ubica Honduras, un país de 8 millones de habitantes, cuyo territorio comprende 112,492 KM, bañado por los dos océanos, Atlántico y Pacífico, también hay montañas muy altas, en la zona cafetalera, con un promedio de 1200 msnm.

Honduras, tierra llena de cultura pero que ha sido marginada históricamente por la burocracia, es decir los dueños de la economía nacional, y en su mayoría descienden de inmigrantes palestinos, los precursores llegaron tras el descubrimiento del nuevo mundo, pero específicamente en Honduras se asentaron en el siglo XIX.

Estos junto con los españoles se mezclaron, incluyendo a los indígenas y negros y nace la raza mestiza, pero antes que ellos están los grupos indígenas, que provienen de Asia y se asentaron en las primeras corrientes migratorias, los “chibchas” y “mesoamericanos”, y en Honduras es donde chocan las mismas, haciendo una diversidad cultural.

Son ocho los grupos étnicos del país y cuyos nombres son los lencas (occidente_ centro), Misquitos(Oriente_ norte), tawahkas (centro), chorti o maya (occidente), pech (centro-oriente), garifunas (norte) y mestizos, estos últimos descienden de la mezcla entre árabes, españoles, indígenas y negros.

Los indígenas dedican mayor parte de su tiempo al cultivo de granos ya que viven en las zonas rurales, y en lo profundo de su interior tienen mucho de ese “espíritu ancestral”, de lucha y gallardía.

Los mayas o chortis fueron una cultura llena de intelectualidad, habitaron el departamento de Copán (occidente), y desde allí dieron inicio a una civilización considerada de las más grandes de América, junto con la azteca en México y los incas en Perú. Eran matemáticos y astrólogos y hasta tal punto de crear un calendario que regia sus días

Los garífunas, afrodescendientes, vinieron tras la conquista española, se asentaron en Antigua y Barbuda y de allí a Honduras, para trabajar en las minas de oro y se caracterizan por ser alegres, allí en el norte donde ellos viven, hay bonitas playas e islas, una de ellas Cayos Cochinos es la sede del programa “survivor“, que se transmite en España.

Los pueblos garifunas y misquitos, también descendientes de África, tienen un “exotismo” en su “máximo esplendor”, porque trajeron muchos rituales de África, costumbres y tradiciones y que se manifiestan hasta hoy.

Tenemos la Biósfera del Río plátano ubicado en la mosquitia Hondureña, y que fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO, por la diversidad en flora y fauna que aquí impera, naturaleza , siendo Honduras el país más verde de Centroamérica.

Lo que aqueja a esta población hondureña es que la educación no llega a las montañas inhóspitas, y los grupos étnicos son marginados a morir en la pobreza,  falta de oportunidades, y ellos se merecen dignidad. Pero el corazón del hondureño es noble y sus manos trabajadoras, su piel se curte con el sol y su sonrisa se mezcla con su mirada.