Iniciativa para conseguir el buen servicio del transporte de emergencia sanitaria

0

(Málaga 23 de noviembre de 2019) Adelante Málaga quiere que el Ayuntamiento se posicione ante la Junta de Andalucía para recuperar y mejorar el servicio de transportes de emergencias de la ciudad y, por extensión, el del resto de la Comunidad.

En una moción que firma la portavoz adjunta, Paqui Macías, para su debate en la comisión de Derechos Sociales, recuerda que la ciudad de Málaga se encuentra englobada, a los efectos de la prestación de este servicio sanitario, dentro del denominado Distrito Málaga, que suma a un total de 623.276 habitantes y una extensión de 612,09 kilómetros cuadrados de superficie. En cuanto a efectivos, Málaga cuenta con cinco ambulancias no asistenciales, una tipología que no está equipada para la asistencia sanitaria durante la ruta. En lo referido a ambulancias asistenciales, las que sí están equipadas para ofrecer asistencias técnico sanitarias en ruta, Málaga cuenta con 4 SVA (Soporte Vital Avanzado, dotadas con profesional médico, diplomado en enfermería y Técnico de Emergencia Sanitaria), dos de ellas con servicio las 24 horas y las otras dos solo durante 12 horas. Así como tres unidades ECA (Equipo de Coordinación Avanzada, equipado con profesional de enfermería y Técnico de Emergencia Sanitaria), una con atención las 24 horas y las dos restantes con servicio de 12 horas diarias.

“Con estos efectivos, los cálculos demuestran ratios en las que una ambulancia asistencial del Distrito Málaga se ve obligada a cubrir las emergencias que pudieran surgir en una extensión de 61 kilómetros cuadrados y a una población de 62.000 habitantes”, explica la edil.

Además, en la práctica, se producen incumplimientos de la normativa por parte de la concesionaria. Las ambulancias para traslado que cuentan con un solo conductor se ven obligadas, en ocasiones, a realizar usos indebidos, al obligar a estos operarios a atenciones que van más de sus obligaciones y de los medios con los que disponen, con las posibles responsabilidades y consecuencias.

En otras ocasiones, por querer reducir costes, la concesionaria realiza usos inadecuados de las ambulancias de traslado, equipadas solo con conductor. “Y, una vez en situ, al comprobar que este recurso no está cualificado para atender con garantías la urgencia, tienen que optar por llamar a una segunda ambulancia con la dotación necesaria, lo que provoca una pérdida de tiempo añadida que puede acarrear consecuencias a la persona accidenta, todo por no destinar el recurso adecuado desde el inicio de la atención”. También se están forzando situaciones, añade Macías, en las que los pacientes se ponen en riesgo por ir solos en la parte trasera durante el trayecto en camilla o los de lesiones que se agravan por no acudir una unidad con los efectivos de personal adecuados para una correcta atención de choque. Estas situaciones, a su vez, agravan la exposición de los profesionales ante los usuarios, de hecho, en el último mes y medio se contabilizan tres agresiones a operarios de emergencias”.

El portavoz de Adelante Málaga, Eduardo Zorrilla, recuerda que hace años que la Junta de Andalucía entregó a empresas privadas la gestión pública del transporte sanitario de emergencias, “lo que se ha traducido en una precarización del empleo y en una merma en la calidad de la prestación del servicio”. Además, el ejecutivo andaluz no está haciendo un seguimiento del cumplimiento por parte de la concesionaria, algo fundamental en un servicio que repercute en la salud de la Ciudadanía.

Todo ello provocó movilizaciones de los trabajadores, aunque se desconvocó la huelga cuando se abrió un proceso de negociación que no ha dado resultado alguno “El objetivo de la parte social es llegar a un acuerdo satisfactorio en cuestiones laborales tan esenciales como la actualización de los salarios, que entre 2012 y 2019 han sufrido un recorte del 23%, el reconocimiento de categoría de los técnicos de emergencias, garantías para que los conductores no tengan que realizar servicios de emergencia solos o que se renueve un convenio completamente obsoleto. Todas ellas circunstancias que redundan en una peor calidad del servicio para los usuarios.

Zorrilla recuerda cómo el PP ha estado defendiendo al colectivo durante estos años y cómo ha cambiado cuando se ha hecho con el gobierno de la Junta y alerta de que el contrato de externalización expiró hace más de tres años y, en estos momentos, se encuentra prorrogado, “por lo que es posible el rescate público del servicio como ha ocurrido en otras partes de España”.

Adelante Málaga propone en su moción que el Ayuntamiento inste a la Junta de Andalucía al rescate público del servicio como ha hecho otras comunidades. Mientras ello ocurre, que el gobierno andaluz controle de forma efectiva el cumplimiento de las estipulaciones de la adjudicación del servicio de emergencias sanitarias, en especial a la obligación de destinar los recursos adecuados para cada situación de emergencia, el respeto de las condiciones laborales de la plantilla y el correcto equipamiento de las unidades de emergencia.