Las primeras palabras de su discurso no fueron para su familia ni para el jurado. Antes, el periodista liberiano Rodney Sieh eligió reconocer a las múltiples organizaciones humanitarias que abogaron por su liberación luego de que en 2005 fuera condenado a 5 mil años de cárcel por no pagar un resarcimiento de 1.5 millones de dólares a un ministro investigado por corrupción. “A los que nos apoyan, pero también a los críticos, a los detractores y a los opresores”, completó.

Sieh fue distinguido este martes en la ciudad de Málaga con el X Premio Internacional Libertad de Prensa UMA, propuesto por la Cátedra UNESCO de Comunicación y designado de manera unánime por la Asociación Española de Universidades con Titulaciones de Información y Comunicación (ATIC). Durante la misma jornada se concedió a una mención especial a la corresponsal en Bruselas de la cadena SER, Griselda Pastor, por su compromiso con el derecho a la información en sus crónicas radiofónicas sobre las políticas de la Unión Europea.

Durante su ponencia, el periodista de Liberia apuntó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al advertir sobre el peligro de emplear las acusaciones de fake news para “ridiculizar” investigaciones periodísticas que puedan dañar la imagen del gobierno. “Reporteros de todo el mundo somos perseguidos por hacer nuestro trabajo”,  lamentó.

“Hoy en día investigar a los corruptos se etiqueta como fake news, gracias, entre otras cosas, a las ocurrencias de Donald Trump, que intenta ridiculizarnos. Pero los informadores somos simples periodistas haciendo nuestro trabajo y no nos dejan. Algunas veces lo conseguimos. Otras, nos obligan a la autocensura que imponen los malos gobiernos”, dimensionó.

Fuente: +diario.

En agosto de 2013 Rodney Sieh fue sentenciado a 5 mil años de cárcel luego de que un tribunal civil de Liberia le impusiera una multa de 1.6 millones de dólares para compensar al ministro de Agricultura, Chris Toe, a quien FrontPage Africa estaba investigando por un caso de corrupción. La condena tuvo lugar en el marco de la Ley de Difamación aún vigente en Liberia, aplicada con frecuencia por los gobiernos locales como recurso mordaza contra la prensa independiente.

“Por hacer bien mi trabajo me han enviado a la cárcel dos veces, me han amenazado, han encerrado a mis colegas y hasta intentado prender fuego mis oficinas”, recordó, antes de pasar revista por persecuciones a periodistas que tienen lugar actualmente en Camerún, Congo, Sierra Leona y la propia Liberia.

En diálogo con +diario, Sieh denunció que “si condenas a alguien a la cárcel por 5 mil años es porque quieres matarlo”.

“El Gobierno me quería muerto. Y sin embargo me hicieron más fuerte, sin miedo al Gobierno ni a nadie, he sobrevivido a todo, a intentos de incendio y asesinato, a detenciones, amenazas, qué más podían hacer contra mí”, interpeló.

El acto tuvo lugar en el Rectorado de la UMA y fue presidido por la delegada del rector para la Igualdad y la Acción Social, Isabel Jiménez; acompañada por el director de la Cátedra UNESCO de Comunicación, Bernardo Díaz Nosty; la directora de la Cátedra UNESCO de Comunicación de la Universidad de Sheffield, Jackie Harrison; Alfonso Armada, presidente de la sección española de Reporteros sin Fronteras; y Jorge Clemente, decano de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense.

La distinción, que se entrega desde 2010, ha reconocido en el pasado, entre otros, a Andrés Rábago; Lucía Lagunes, directora de la agencia Comunicación e Información de la Mujer (México); al periodista turco Dogan Tiliç; Edy Tábora, director de la ONG hondureña C-Libre, y a la periodista filipina Maria Ressa.