3 diferencias entre un lavavajillas industrial y uno doméstico

0

Los lavavajillas industriales presentan algunas diferencias fundamentales con los domésticos. No solo cambia su aspecto, sino que su funcionamiento y sus fases de lavado son distintas. En este artículo se van a analizar esas diferencias para que los usuarios puedan hacer la mejor compra posible según sus necesidades específicas

 Los lavavajillas industriales y domésticos cumplen la misma función, que no es otra que lavar la vajilla y los utensilios de cocina, pero existen claras diferencias entre ambos aparatos. Los dueños de pequeños restaurantes, a veces, optan por lavavajillas domésticos, pensando que les darán el mismo resultado, cometiendo enorme error.

Si se tiene un negocio, en Fibraclim se pueden encontrar potentes lavavajillas industriales. Para aquellos que se estén preguntando sobre el precio de un lavavajillas industrial, en esta página pueden encontrarlos de calidad a partir de unos 700 u 800 euros. El rango de precios es muy amplio en dependencia de las necesidades y exigencias de cada negocio donde va a ser usado.

¿En qué se diferencia un lavavajillas industrial de uno doméstico?

En este apartado se van a ver cuáles son esas diferencias y el motivo por el que el uso profesional requiere de un lavavajillas industrial mientras que para el hogar es suficiente con el lavavajillas doméstico.

Tiempo de lavado

Un lavavajillas industrial hará el lavado en un tiempo de 2 a 3 minutos, mientras que un lavavajillas doméstico puede tardar hasta una hora y media. Para cubrir el uso que va a requerir una familia tradicional, esto no supone ningún problema. Se pueden encontrar grandes ofertas en lavavajillas en la tienda online Kyeroo, donde comprar un lavaplatos para casa con una buena relación calidad precio está a un solo clic de distancia.

Sin embargo, cuando el negocio depende, entre otras cosas, de tener los platos y la vajilla siempre impecables en el menor tiempo posible, eso es otro tema y se necesita recurrir a un lavavajillas industrial.

Separar o no separar vasos y platos

Una diferencia entre el uso de un tipo de lavavajillas y otro es que, en el caso de los industriales, se recomienda no lavar vasos y platos a la vez. El motivo es que estas máquinas no renuevan el agua de lavado en cada ciclo y esta medida se toma para evitar la grasa de los platos se incruste en el cristal de los vasos y las copas.

En los lavavajillas industriales se puede lavar todo, pero se recomienda hacerlo por separado. Pero, si lo que se quiere es obtener la máxima eficacia y resultados, lo ideal es contar con un lavavajillas para vasos y otro para platos.

Para los hogares, es mucho más práctico contar con un lavavajillas doméstico. De este modo se van a para poder lavar platos y vasos juntos sin problemas. Y es que, se tardaría varios días en poder llenarlo solo de platos o de vasos una de estas máquinas, y mientras tanto se irían acumulando aquellas piezas que no se recomiendan lavar por no mezclar. 

La diferencia de consumo de agua

Los lavavajillas industriales consumen menos agua que los domésticos porque están dotados de unos mecanismos para reutilizarla durante el proceso del lavado denominado electrométrico. Así consiguen aumentar la rentabilidad y ahorrar en el consumo de agua.

Esta diferencia en el consumo es muy significativa a medio y largo plazo, pues en el negocio de hostelería se pone en funcionamiento este electrométrico varias veces al día.

Consejos para elegir un lavavajillas industrial

Un lavavajillas industrial es una inversión para el negocio, por lo que se debe elegir una máquina de calidad para que ofrezca un buen servicio durante muchos años. Es un elemento imprescindible en cualquier restaurante, ya que lavar a mano está prohibido por ley, puesto que las vajillas deben higienizarse a unos 85 o 90º de temperatura, temperaturas que se vuelven imposibles de soportar para las personas.

Debe ser fácil de usar y de lavados cortos y rápidos, consiguiendo que las piezas de vajillas salgan impecables y no se cause una mala impresión a los clientes. Así mismo, se debe considerar que sea eficiente en cuanto al gasto energético, pues es un aparato que se usará con mucha frecuencia.

Por otro lado, es importante asegurarse de que no sea muy ruidoso, sobre todo si está cerca de la barra ya que podría llegar a molestar a los clientes, pero en cualquier caso un lavavajillas silencioso mejora las condiciones laborales de los propios trabajadores.

Por último, antes de realizar la compra hay que analizar en profundidad las necesidades específicas de cada negocio para elegir con acierto entre un modelo u otro, pues no solo hay que fijarse en el precio, son en las prestaciones que ofrece y si sus características son capaces de cumplir con las expectativas y las necesidades.

Consejos para elegir un lavavajillas doméstico

Lavar a mano los platos no solo es una tarea pesada, sino que consume una media de 30 litros más de agua en cada lavado que si se usa un lavavajillas. En este sentido, elegir un buen lavavajillas supone ganar en comodidad y un ahorro considerable de agua.

Otro factor importante que hay que valorar a la hora de elegir un lavavajillas doméstico es su eficiencia energética. Con una etiqueta A+++ se conseguirá el máximo ahorro y será más respetuosos con el medio ambiente.

Un elemento más a considerar es el tamaño del lavavajillas, que influirá en su capacidad, por lo que se tener en cuenta las personas que integran la unidad familiar, las visitas que se suelen recibir…

En cuanto a la estética, existen lavavajillas independientes, que se colocan tal cual se compran en la tienda, panelables o integrados, que pasan totalmente desapercibidos y no desentonan con el estilo de la cocina donde se instale.