¿Quién se atreve con el trabajo comercial? con la tecnología actual, tu también puedes hacerlo

Es un oficio paradójico, ya que a pesar de ser tan mal considerado, es un sector donde hay mucha demanda y oportunidad.

0

Si hay un trabajo mal valorado en la sociedad, este es sin duda, el trabajo del comercial, vamos… el vendedor de toda la vida.

Basta hacer una encuesta entre nuestra gente cercana para comprobar esta afirmación y para comprender cuales son sus argumentos.

Se asocia el trabajo del comercial a ser un verdadero charlatán, tiene que ser una persona extrovertida, ambiciosa, etc. etc. En fin parece que la condición sinecuanum para comenzar con esta profesión es la de ser un poco “bala loca”.

La verdad, nada más lejos de la realidad, entre otras cosas mucha gente comenzó en este oficio por no encontrar otra cosa y como en cualquier otra profesión, algunos la desarrollaron y otros no.

Si además de eso hacemos eco de las malas experiencias de muchos, nos encontramos tópicos como… nunca sabes cuanto vas a ganar, no es un trabajo seguro, siempre empiezas de cero… etc. etc.

En su defensa, diré que miles de personas que han creado grandes empresas, han comenzado de comerciales, además son las aportaron a la profesión de comercial, porque entre otras cosas, han logrado ayudar a otros a aprender el oficio y han ayudado a crear herramientas útiles para todos.

Si. Ser comercial es un oficio, una profesión que no solo presenta productos y servicios a potenciales clientes, sino que está rodeada de rutinas que ayudan al logro de los objetivos previstos.

Quien haya tenido la experiencia de trabajar como comercial, sabe que es necesario trabajar con agendas, que es imprescindible hacer memoria de lo hablado y acordado con potenciales clientes; quien haya trabajado de comercial, sabe que de no tener ordenado los contactos y clientes, siempre se tiene la sensación de comenzar el trabajo desde cero, si desde cero, día a día.

Afortunadamente el tiempo, y muy especialmente el desarrollo de la tecnología han aportado una enorme cantidad de herramientas para hacer del trabajo comercial, un aprendizaje permanente y una profesión con enormes aplicaciones y oportunidades.

Actualmente existen programas como los CRM con los cuales se ordena el trabajo de una forma espectacular, las fichas de clientes, las agendas de trabajo, etc. todo en la nube y a la mano siempre, porque puedes acceder desde tu ordenador, tablet y móvil, en fin una maravilla.

Lo más impresionante, sobre todo, es la facilidad para poder comunicar una idea, una propuesta, una oferta a todos nuestros clientes con un simple “clic”. Me refiero a esa fantástica herramienta que se llama mail marketing, se imaginan poder hacer mailings masivos gratis a todos nuestros potenciales clientes lanzando una oferta… Claro hay que hacer un buen trabajo previo, pero el resultado no puede ser mejor, porque comunicar con todos nuestros potenciales clientes, deja contextualizada nuestra posterior acción de ventas, de cierre de contratos, etc.

Destaco esta herramienta, por el tiempo que se ahorra en gestiones que resultaban, hasta la llegada de las nuevas tecnologías, algo muy engorroso.

Sin duda los tiempos han cambiado, y la profesión comercial también, un buen profesional que domine todas las técnicas hoy a la mano, logra una estabilidad laboral que antes era impensable. Tanto el que trabaje en una empresa, como el autónomo que quiera realmente avanzar necesita fortalecer sus ingresos y previsiones económicas y nada mejor que manejar lo que la tecnología del marketing nos ha puesto en la mano.