Los miedos de los niños. Cómo ayudarles. Psicólogo Málaga

Miedo en los niños
Little cute girl in bed hiding under blanket

¡Los miedos de los niños son un fenómeno bien conocido para todos los padres! Son emociones importantes, deben ser identificadas y normalizadas en nuestros hijos. Solo cuando adoptan características molestas y debilitantes, entonces deben abordarse de manera diferente. A continuación, les contaré un poco más en detalle cuáles son los temores de los niños y por qué aparecen; luego me gustaría sugerirle qué es mejor no hacer frente a los temores de los niños y qué estrategias son efectivas para resolverlos.

¿Cuáles son los miedos de los niños?

La emoción del miedo es muy importante en el ser humano porque le ayuda a distinguir un estado de amenaza y alarma inminente en el entorno externo, preparando el cuerpo y la mente para enfrentarlo mejor. Los temores de los niños, en particular, aparecen porque se sienten impotentes e incapaces de enfrentar el mundo exterior por su cuenta.

Componentes del miedo

El miedo se caracteriza por 4 componentes principales que pueden ser útiles para reconocer y ayudar mejor a nuestros hijos.

Respuestas fisiológicas: taquicardia, sudoración, falta de aliento, agitación.

Respuestas de comportamiento: ataque o huida.

Expresiones de la cara: por lo general, las cejas se levantan más juntas, el párpado inferior está tenso, los ojos están bien abiertos y los labios se pueden estirar hacia atrás.

Respuestas cognitivas: “ayuda, tal vez sea el caso de que escapes” / “¡Puedo hacerlo, me enfrento y lucho”!

Miedo normal y miedo patológico

Muchos de los miedos de los niños son fisiológicos, es decir, están relacionados con el crecimiento y tienden a desaparecer en un período no muy prolongado.

Cuando, por otro lado, se vuelven demasiado intensos como la frecuencia, son consistentes, aterrorizan al niño hasta perturbarlo en el sueño y en diferentes actividades de la vida diaria, entonces se vuelven problemáticos y requieren la intervención de un profesional.

Principales temores de los niños.

  1. Alrededor de los 9 meses de vida aparece el llamado miedo al extraño: por esta razón, frente a figuras desconocidas, los niños a menudo lloran y se aferran a su madre.
  2. A los 12/18 meses aparece el miedo a la separación, que culmina alrededor del segundo / tercer año: ¡es por eso que a veces es tan difícil ir a la guardería!
  3. Entre los 3/6 años aparecen los temores clásicos de la oscuridad, del lobo, de las tormentas eléctricas, de hacerse daño y de todas esas figuras fantásticas que en parte atraen, pero también temen.
  4. En edad escolar (6/10 años), pueden surgir temores de enfermedad, muerte y burla; a veces incluso aparecen temores de insectos o animales domésticos.

¿Qué no hacer con los miedos de los niños?

Diles que no existen

Los niños pequeños, especialmente en el grupo de edad preescolar, luchan por diferenciar la realidad de la fantasía y comprender que cierto monstruo que teme o que el lobo en la casa no está allí: ¡los ven o piensan que los ven y están aterrorizados! A medida que esta capacidad crece, mejora y es más fácil recurrir al pensamiento y al razonamiento racional para ayudarlos a enfrentar sus miedos.

Hacer comparaciones con otros niños.

A veces sucede mal hacer comparaciones entre nuestro hijo y amigos de la misma edad y comunicarle cuánto notamos a nuestro hijo (“pero ¡cómo puedes tenerle miedo al lobo … mira a Luis tu amigo lo fuerte que es, no le tiene miedo a nada “!). Está claro que esto no solo no sirve para nada porque no quita el miedo experimentado, sino que además humilla a nuestro hijo y lo ridiculiza frente a los niños de su edad.

Di que eres fuerte

¡Cuando nuestros hijos tienen miedo de algo, sucede que los padres les dicen que sean valientes y fuertes! Sin embargo, esto no solo no los ayuda porque el miedo permanece, sino que los hace sentir aún más débiles y confundidos con lo que sienten. No hablamos de eso si agregamos la comparación con nuestro hermano o amigo a esta oración (“él es fuerte … no como tú”).

Burlarse de ellos y burlarse de ellos

A veces, con la esperanza de intervenir en los temores de los niños, comenzamos a burlarse de ellos o, lo que es peor, burlarse de ellos, sin darnos cuenta de que hacerlo solo los humillará y los hará sentir aún peor (“¿tienes miedo de la bruja? Pero, ¿eres realmente un cobarde … miedo … !! “)

Usa el miedo experimentado para ser obedecido

Oí que algunos padres o abuelos que usaban el miedo con los niños vivían en ese momento para asustarlos y hacerlos obedecer (“mira, si no lo arreglas, llamo al hombre del saco que viene y te lleva”). Obviamente, este mecanismo refuerza el miedo que siente y lleva al niño a obedecer, no por la autoridad del padre, sino porque le aterroriza cumplir con el objeto de sus miedos.

Acciones efectivas frente a los miedos de los niños.

Antes de explicarles algunas estrategias útiles sobre los temores de los niños, me gustaría hacer una premisa importante: si tenemos una buena base en la familia, ¡será más fácil para nosotros criar niños que sean lo suficientemente seguros y, por lo tanto, menos temerosos! Me refiero al hecho de que a veces, sin darnos cuenta, proyectamos miedos e inseguridades a nuestros hijos (por ejemplo, miedo a los perros, las arañas, la ansiedad excesiva por los extraños, el miedo a causar una mala impresión, etc.), lo que los lleva a experimentar ansiedades que en realidad son nuestras. ¡Así que tratamos de criar a los niños con confianza en sus habilidades, capaces de ser autónomos sin ansiedad, sabiendo que siempre pueden recurrir a nosotros en momentos de necesidad!

Enseñamos a nuestros hijos a reconocer y expresar miedos

A veces, nuestros niños tienen miedo, pero no reconocen bien cómo se sienten, ni son capaces de expresarlo. La primera ayuda que podemos brindarles es ayudarlos a nombrar lo que sienten, sintonizar su miedo, reconocerlo sin hacer que se sientan mal. Si, por ejemplo, los vemos asustados al pasar de una habitación a otra, especialmente si está oscuro, podemos decirles: “Andrea, pareces asustada …… ¿hay algo que te dé miedo??? … tal vez tienes miedo de la oscuridad? … sabes que es normal a tu edad, muchos niños lo tienen … en silencio … pasará y mientras tanto si quieres que tu madre te acompañe “.

Hagamos algo de educación emocional para nuestros hijos.

En el caso de que comprendamos que nuestro hijo tiene dificultades para diferenciar las emociones que siente, podemos ayudarlo a reconocerlas, utilizando los trucos que vienen a la mente como el libro del emocionario, con el cual aprenderán a identificar las emociones.

Carlos Casaleiz Psicólogo Málaga

Alameda Principal 45 1ºB