Trastornos psicológicos causados por “El Ruido”

0

Trastornos psicológicos causados por “El ruido”

La exposición de las personas al ruido puede causar a corto o largo plazo diferentes problemas a nivel psicológico y físico. Normalmente las personas se adaptan, pero el cuerpo reacciona y puede aparecer mucha tensión. Según expertos, algunas organizaciones y la Organización mundial de salud (OMS) el ruido tiene  efectos muy perjudiciales para la salud.  Estos problemas pueden ser fisiológicos (perdida de la audición,…) y/o psicológicos (estrés, cansancio, depresión, ansiedad, etc). Estos perjuicios  provocan disfunciones en la vida cotidiana de las personas afectándole a nivel laboral, personal, social,…¿Cuándo se pueden producir estos efectos? ¿Cuales son sus síntomas?

  1. ¿Cuándo la exposición al ruido puede producir problemas psicológicos?

La exposición de forma prolongada al ruido puede causar problemas médicos y/o psicológicos. Esta exposición se puede dar en el entorno laboral (fabricas, bares,…) o en otras áreas de su vida (por ejemplo, tener un pub debajo de casa). El ruido tiene un componente subjetivo ya que hay personas que les resulta más molesto que a otras. De forma que las características de la persona, su personalidad y el momento que se produce van a influir en la afectación psicológica. Además de que existen otros factores que pueden influir como son las horas cuando se produce, el tiempo de exposición, si es o no repetitivo, la actividad que realiza la persona en ese momento, etc.  

  1. Efectos psicológicos del ruido

  • Insomnio, perturbación del sueño (dificultades para conciliar y mantener el sueño)
  • Cansancio
  • Cefaleas y dolores de cabeza
  • Ansiedad y altos niveles de estrés
  • Depresión, síntomas depresivos
  • Efectos en la concentración, memoria y rendimiento
  • Alteración del sistema digestivo causado por el estrés que genera el ruido.
  • Interferencia con el comportamiento social (conductas agresivas, protestas, etc).
  • En casos graves, síntomas psicóticos y alucinaciones.

Los efectos psicopatológicos causados por el ruido se refieren a sensaciones de inquietud, inseguridad, disminución de la concentración y efectividad en el trabajo, desinterés, abulia y falta de iniciativa. También ocasiona patología del sueño, agresividad, alteraciones de la personalidad y trastornos mentales. Por lo que habría que resaltar que la contaminación acústica es susceptible de afectar en la esfera más personal e íntima del individuo. Estos efectos tienen mayor incidencia cuando el ruido no depende del control del individuo.

La psicóloga forense Marta Garrido del gabinete de Psicólogos Málaga Psicoabreu afirma que este el estrés generado por padecer ruido merma la capacidad de afrontamiento de la persona que lo sufre y esta situación ambiental puede provocar un síndrome de indefensión aprendida.  La indefensión aprendida es un estado psicológico que se manifiesta cuando una persona comienza a sentir que es incapaz de modificar alguna situación, comportamiento o estado mediante sus conductas. Es decir, que nuestra conducta o actos no influyen en el resultado obtenido. Esto genera en la persona un sentimiento de falta de control sobre su ambiente y sobre las circunstancias que le rodean, siendo inútil cualquier esfuerzo que realice.

Además, cuando una persona está expuesta a un acontecimiento estresante o situación (tanto breve como prolongada) de naturaleza amenazadora causa un profundo malestar. La inutilidad de los esfuerzos que realizan las personas para controlar este sufrimiento provoca depresión y valoraciones negativas de sí mismo. Además, el hecho de que el suceso traumático haya sido inesperado genera una visión del mundo como enemigo hostil y sitúa a la persona en estado de alerta constante. Este estado provoca problemas de concentración, dificultades para dormir, reacciones ante los demás con un comportamiento irritable, autodestructivo,…

  1. ¿Cómo afrontar los efectos psicológicos del ruido?

Los problemas que aparecen con el ruido normalmente disminuyen o desaparecen si se reduce la intensidad o deja de estar este factor estresante. Sin embargo, en muchas otras ocasiones estos efectos causados no desaparecen y la persona requiere de la ayuda de profesionales para afrontar los problemas psicológicos generados. Con la terapia psicológica el terapeuta le dará herramientas y pautas para que poco a poco la persona recupere el bienestar emocional, aumente su calidad de vida y la seguridad que ha perdido.

Sin embargo, en muchas ocasiones las personas que presentan secuelas psicológicas por los efectos del ruido buscan un psicólogo forense/jurídico para que valore esos daños y perjuicios que son irreversibles e irreparables aportando un dictamen que puede servir para solicitar indemnización económica u otras causas.